Tratan de rescatar peces de río contaminado en Brasil

Equipos de biólogos trabajaban el lunes para rescatar a los peces de un río brasileño que se contaminó por el lodo emanado de dos represas de una mina de hierro que se resquebrajaron.

La empresa minera Samarco dijo en un comunicado que estaba facilitando apoyo logístico a la "Operación Arca de Noé" a fin de salvar la fauna marítima del río Doce. Expertos advierten que los daños ecológicos causados por la ruptura de los diques el 5 de noviembre podrían perdurar por una generación.

La empresa, que es propiedad conjunta de la brasileña Vale y la australiana BHP Billiton, dijo que facilitará seis tanques de 1.000 litros para almacenar a los peces sacados del río Doce, y dos camiones para llevarlos a lagos cercanos.

Samarco dijo que además está ayudando excavar pozos adyacentes al río que es fuente de agua fresca para cientos de miles de habitantes. Las empresas acuíferas de las ciudades y poblados en los estados de Minas Gerais y Espirito Santo han dejado de extraer agua del río a medida que la contaminación ha matado peces, tortugas y otros animales acuáticos.

El diario O Globo reportó que el archipiélago Abrolhos, una cadena de islas y arrecifes donde habita gran parte de la vida marítima en Brasil, podría quedar amenazado por la contaminación. El archipiélago está al norte de donde el río Doce desemboca en el océano Atlántico. Según la marea y el viento, la mancha roja podría llegar a esta zona delicada, que es hábitat de varias especies de tortugas marinas y delfines en peligro de extinción.

"Si las proyecciones de impacto se mantienen, la flora y la fauna quedarán diezmadas", dijo según el artículo Joao Carlos Thome, coordinador de la agencia ambiental brasileña ICMBio.

Aunque la compañía ha dicho que la contaminación no afectará a los humanos, el artículo menciona que las pruebas han determinado que en el río existen niveles de hierro y aluminio mucho mayores a lo permitido, lo cual amenazaría a la vida marítima.

La semana pasada, el gobierno brasileño dijo que había impuesto una multa de 65 millones de dólares a Samarco.