Basquetbolistas franceses con la mente en ataques en París

El pivote de los Pelicans, Alexis Anjica, admitió que se le hizo difícil concentrarse en jugar básquetbol el viernes por la noche.

El oriundo de Saint-Etienne, Francia, estaba preocupado por la seguridad de su familia en París, donde ataques terroristas dejaron al menos 120 muertos. Anjica no pudo confirmar que todos estaban bien hasta después que Nueva Orleáns perdió 100-81 en Toronto, y estaba especialmente preocupado por un primo que acudió a un partido de fútbol cerca de uno de los atentados.

"El mundo está loco. Uno cree que está seguro, pero uno puede estar caminando por la calle y de repente alguien empieza a disparar", comentó Ajinca. "Estoy orando por mi familia y amigos".

Anjica escribió "Oren por París" en sus zapatillas, y antes del partido pidió a sus seguidores de Twitter que "Oren por mi familia y amigos".

"Durante todo el partido estaba tratando de no pensar en esto para poder concentrarme", dijo Anjica después de meter 10 puntos y atrapar nueve rebotes en la derrota. "Era una sensación rara, estuve pensando en eso todo el partido".

En Chicago, el jugador de los Hornets Nicolas Batum y el de los Bulls, Joakim Noah, hablaron antes del encuentro. Batum es de Lisieux, Francia, y jugó con la selección francesa en los Juegos Olímpicos de 2012. El padre de Noah es el ex tenista francés Yannick Noah.

Los dos hablaron sobre sus familias antes del partido, y confirmaron que todos estaban bien.

"De todas formas es un día difícil para nosotros", dijo Batum después del triunfo de Chicago por 102-97. "Estuve pensando en eso todo el partido. Quería jugar un buen partido, para demostrar a mi manera que somos fuertes".

Batum habló por teléfono hasta pocos minutos antes del partido para tratar de localizar a sus familiares. Dijo que tiene una hermana que vive cerca del escenario de uno de los atentados.

"Hablé con mi hermana y algunos amigos y todos están bien", relató. "Están en shock. Me dijeron que París es como una zona de guerra".

Noah, que vivió en París entre 1988 y 1998, también llamó a familiares para confirmar que todos estuvieran bien.

"No estoy seguro (qué pasó)", señaló. "Sólo sé que es muy, muy triste lo que está pasando en París. Mucha gente murió sin ningún motivo".

En las canchas de la NBA hubo un minuto de silencio en honor de las víctimas de los ataques. Jugadores franceses como Boris Diaw y Kevin Seraphin tuitearon mensajes de apoyo a las víctimas y a su país, y el astro de los Cavaliers LeBron James también ofreció sus condolencias.

"Nuestro planeta está pasando por muchas tragedias, tanta gente inocente y víctimas perdiendo su vida por tonterías, y ojalá en algún momento la gente se dé cuenta que esta no es la forma de vivir", dijo.