Jeque Salman denuncia "juego sucio" contra su campaña FIFA

El jeque de Bahrein que se presenta a la presidencia de la FIFA criticó a los grupos de derechos humanos que lo acusaron de ayudar a las autoridades a detener futbolistas por protestar contra la monarquía gobernante en el país, y describió las acusaciones como "juegos sucios y mentiras sucias".

En una entrevista con Associated Press, jeque Salman bin Ibrahim Al Jalifa insistió en que no ayudó a identificar a los futbolistas que participaron en protestas en 2011 y afirmó que esas acusaciones tenían motivaciones políticas.

El papel del jeque Salman en esa investigación ha dominado el debate público al comenzar su campaña por suceder a Joseph Blatter en las elecciones del 26 de febrero.

"Hace daño porque duele y le llega a uno a las entrañas, porque oye cosas que están más allá de cualquier realidad", dijo el presidente de la Confederación Asiática de Fútbol durante una entrevista de una hora en la capital bahreiní, Manama.

"Por desgracia se me ha utilizado como instrumento por un propósito que es político... en las elecciones uno siempre ve juegos sucios y mentiras sucias", añadió.

En Bahrein continúa una campaña de represión contra la disidencia moderada y la inestabilidad. Las acusaciones contra el jeque Salman están relacionadas con las protestas de 2011, inspiradas por la Primavera Árabe y en las que la mayoría chií del país pedía más derechos políticos a la monarquía suní en el pequeño reino insular.

Más de 150 atletas y ejecutivos deportivos fueron detenidos tras las protestas, y algunos dijeron haber sido torturados por fuerzas del gobierno. Los grupos de derechos se quejaron a la FIFA de que el jeque Salman, que dirigía la federación de Bahrein en el momento, jugó un papel en la identificación de jugadores que participaron en las protestas y después fueron detenidos.

"Todo lo que puedo decir es que o bien tienen al hombre equivocado y el nombre equivocado, o lamento decir que crean mentiras insidiosas sobre alguien a quien quieren utilizar para sus propósitos", dijo el jeque Salman. "Si quieren mirar a las cuestiones políticas, creo que hay otros canales en los que tienen que hablar, pero aquí en el fútbol hablamos de fútbol... no queremos que la política interfiera en cuestiones del deporte".

El organismo regulador de la FIFA confirmó el jueves la candidatura del jeque Salman entre las cinco aprobadas por el organismo, y rechazó las quejas contra su candidatura y en una campaña pública de activistas de derechos.

El jeque mantiene que su prioridad durante el alzamiento contra la familia real, a la que pertenece, era "mantener el deporte intacto" y utilizar el fútbol como elemento unificador para los bahreiníes.