Israel destruye casa de supuestos atacantes palestinos

El ejército israelí anunció la demolición de las viviendas en Cisjordania de cuatro palestinos que realizaron ataques con víctimas mortales.

El ejército demolió las casas el sábado de madrugada tras recibir autorización del tribunal supremo. Las tres viviendas en Nablús pertenecían a los agresores que mataron a una pareja israelí delante de sus hijos. La otra casa, cerca de Ramala, pertenecía a un hombre que mató a un israelí que volvía a casa tras un partido de baloncesto.

Israel renovó las demoliciones de viviendas, que considera una estrategia legal y efectiva para disuadir de nuevos ataques. Las voces críticas señalan que la medida supone un castigo colectivo.

"Incluso si la derriban, no nos importa. Estamos orgullosos de lo que hicieron", dijo Mahmud Kusa, hermano de uno de los agresores palestinos.

En los últimos dos meses, atacantes palestinos han matado a 14 israelíes, sobre todo apuñalados, mientras que 81 palestinos han muerto. Israel señala que 51 de los palestinos fallecidos participaron en ataques, y el resto murió en choques con las fuerzas de seguridad.

Un palestino emboscó el viernes con un arma de fuego a una familia israelí en Cisjordania, matando al padre y a su hijo, mientras que dos palestinos murieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes en el territorio.

Hamas, el grupo armado islamista que gobierna Gaza, elogió el ataque pero no reclamó su autoría. Desde mediados de septiembre, la mayoría de los ataques palestinos han sido con arma blanca, contra peatones elegidos aparentemente al azar, pero el del viernes parecía una agresión preparada y ejecutada con más precisión.

La actual ola de violencia comenzó por las tensiones en un importante santuario de Jerusalén venerado por judíos y musulmanes, y rápidamente se extendió a Israel, Cisjordania y la frontera de Gaza.

Israel acusa a líderes políticos y religiosos palestinos de incitar a la violencia. Los palestinos afirman que la violencia deriva de décadas de ocupación militar y de sus menguantes esperanzas de conseguir un estado independiente.