Bubka: IAAF no debe castigar a atletas rusos inocentes

Treinta años después, Sergei Bubka aún siente el dolor de perder la oportunidad de ganar una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 debido al boicot soviético.

"Es incluso más doloroso ahora", dijo el jueves el grandioso saltador de pértiga en una entrevista con The Associated Press. "Pagué el precio. Tenía una excelente oportunidad de convertirme en campeón olímpico en 1984. Este sueño fue robado".

Ahora, como vicepresidente de la Federación internacional de Atletismo (IAAF), Bubka se opone a la suspensión general de los equipos rusos de pista y campo, y quiere proteger a los atletas "inocentes" para que puedan competir en los Juegos del próximo año en Río de Janeiro.

"Ellos no deberían sufrir", afirmó. "Es nuestro deber proteger a los atletas limpios".

Bubka será una voz influyente este viernes, cuando los 27 miembros del consejo de gobierno de la IAAF sostengan una conferencia telefónica para considerar las sanciones contra la federación rusa de atletismo, incluida una posible suspensión que excluiría a los atletas de pista y campo del país de los Juegos de 2016.

La IAAF buscaría actuar enérgicamente luego del informe emitido el lunes por una comisión independiente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) que detalló un vasto programa de dopaje en Rusia patrocinado por el estado. El panel recomendó que Rusia sea suspendida de toda competición de pista y campo hasta que se limpie y cumpla totalmente con las normas mundiales antidopaje.

Bubka dijo que ha discutido las opciones con Sebastian Coe, el ex astro británico que lo derrotó por 23 votos en la elección presidencial de la IAAF en agosto. Coe, otrora mediofondista, relevó a Lamine Diack, quien enfrenta una investigación penal en Francia desde la semana pasada por acusaciones de aceptar sobornos para encubrir pruebas de dopaje positivas entre los atletas rusos.

Coe dio a los rusos 72 horas para responder a las acusaciones en el informe de la AMA de cara a su reunión del viernes.

"Sin duda, tenemos que tomar decisiones difíciles", comentó Bubka vía telefónica desde Lausana, Suiza, donde asiste a las reuniones olímpicas. "Veremos qué pasa. Podría tratarse de una suspensión provisional".

"Impulsaremos a la federación con mucha fuerza para que actúe", agregó. "Si lo hacen de la manera correcta, quizá ellos (los atletas) serán capaces de volver antes de Río".