CONCACAF: Técnicos colombianos marcan tendencia

Al enterarse del nombramiento de Juan Carlos Osorio como técnico de México, Miguel Herrera evocó el recuerdo de Sven-Goran Eriksson, el sueco que no duró siquiera un año en el cargo al sumar malos resultados en unas eliminatorias mundialistas de la CONCACAF.

"A fin de cuentas lo que tienes que conocer es el área más que el peso del futbol mexicano, porque nuestra área es una zona difícil, donde ir a visitar a Centroamérica es muy difícil, ya vimos lo que pasó con Sven una vez", advirtió Herrera, cuyo ciclo de año y medio terminó abruptamente en julio al verse involucrado en un altercado con un periodista en el aeropuerto de Filadelfia tras la final de la Copa de Oro.

También lo tachó como un "entrenador normal, como todos los otros".

Seis años después, México prueba con otro entrenador extranjero fijo y lo hace con un colombiano que hasta hace un mes dirigía a Sao Paulo en el fútbol brasileño y que debuta al mando de una selección.

Al ponerse en marcha el viernes la fase semifinal de las eliminatorias hacia Rusia 2018, Osorio asegura estar advertido de los riesgos que México puede encarar dentro de una llave en el que recibirá el viernes a El Salvador y cuatro días después irá a Honduras. El otro rival en el Grupo A es Canadá.

"Hablando con exjugadores, con Alberto García Aspe, Jorge Campos, Cuauhtémoc Blanco, todos coinciden que al momento de llegar a esos juegos con frecuencia se menosprecian esos rivales y la obligación es golearlos, y esa no es la obligación. La obligación es ganar. Lo que ellos hagan será ganancia", señaló Osorio.

Lo que hay que seguir al iniciar la fase semifinal:

EN JUEGO:

Costa Rica, Panamá, Haití y Jamaica componen el Grupo B, mientras que Estados Unidos, Trinidad y Tobago, Guatemala y San Vicente y las Granadinas conforman el C. Los dos primeros de cada llave disputarán un hexagonal en el que otra vez estarán en juego tres plazas directas para el Mundial y el cuarto disputará un repechaje contra una selección de Asia.

La diferencia en esta ocasión es el adversario del repechaje. Para Brasil 2014, México no logró el boleto directo y debió medirse contra Nueva Zelanda, el representante de Oceanía. Solventó la eliminatoria con un marcador global 9-3. Los papeles se invierten rumbo a Rusia: a Sudamérica le tocará enfrentar a un rival de Oceanía.