AI: Reforma jurídica no ha frenado tortura policial en China

La profundamente arraigada práctica de utilizar la tortura en China para extraer confesiones de sospechosos de un delito ha disminuido poco, a pesar de medidas introducidas desde 2010 para reformar el sistema de justicia penal, dijo el jueves un grupo internacional defensor de los derechos humanos.

El reporte de Amnistía Internacional repitió los mismos hallazgos publicados en el reporte de mayo de Human Rights Watcht. Ambos reportes dicen que la ilegal e inhumana práctica sigue siendo común en China y que los esfuerzos del país para reformar su sistema jurídico han hecho poco para frenarla.

Amnistía Internacional llegó a su conclusión después de entrevistar a 37 abogados de diversas partes de China, analizando 590 decisiones de tribunal y analizando sintácticamente reglamentos y procedimientos judiciales.

"Para la policía, obtener una confesión sigue siendo la manera más fácil de asegurar una condena", dijo Patrick Poon, un investigador de Amnistía Internacional.

No obstante, a pesar de relatos de víctimas, reportes de grupos internacionales defensores de los derechos humanos y de revelaciones en medios de comunicación estatales, las autoridades chinas han insistido en que el uso de la práctica está disminuyendo.

En abril de 2014, Zhao Chunguang, un funcionario de seguridad pública de alto rango responsable de la supervisión de instalaciones de detención de la policía, dijo que no se había registrado un solo caso de confesiones por coerción a través de tortura en los centros de detención del país después de las nuevas reglas dirigidas a evitar el uso de esa práctica.

Cuando respondió al reporte de mayo de Human Rights Watch, la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores Hua Chunying dijo a reporteros que la ley china prohíbe la tortura durante interrogatorios y que quien sea encontrado responsable sería castigado.

En el reporte, Amnistía Internacional dijo que las formas de tortura incluyen golpes, estar esposado por largos periodos, privación del sueño, falta de alimento y agua, y negación de atención médica.

Los ministerios de Seguridad Pública y de Justicia no respondieron solicitudes de comentario de The Associated Press enviadas por fax.