Argentina: oficialista admite necesario acuerdo con bonistas

El referente económico de Daniel Scioli, el candidato oficialista a la presidencia, dijo el miércoles que para atraer inversiones es necesario resolver el litigio con los fondos de cobertura estadounidenses pero no detalló cómo hará para no dañar la capacidad negociadora de Argentina.

El economista Gustavo Marangoni dijo a los corresponsales extranjeros que Argentina "necesita inversiones y hay avidez para invertir" en el país sudamericano, lo que se lograría "encarando el cierre del tema" con los bonistas que reclaman en Estados Unidos una deuda millonaria por bonos en cese de pagos desde la crisis de 2001.

Marangoni no quiso precisar en qué límite de tiempo habría que resolver el litigio que ha frenado el acceso del país a los mercados de capitales, aunque se pronunció porque sea rápidamente.

El peronista Scioli y su rival en la segunda vuelta electoral del 22 de noviembre, el conservador Mauricio Macri, no han dado precisiones sobre cómo encabezarían las negociaciones.

Marangoni destacó la necesidad de "ser prudente". "Estas negociaciones no se hacen frente a las cámaras de televisión porque nunca llegarían a buen destino", señaló el economista y presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Ese distrito, el mayor del país, es gobernado por Scioli desde hace ocho años.

Pero el asesor del candidato admitió que despejar este escollo "va a permitir el acceso al crédito virtuoso y al mercado internacional a menos tasas de interés".

Scioli dijo semanas atrás que la resolución del caso es necesaria y que "hay voluntad de pago en condiciones justas y equitativas", aunque señaló que "no es una prioridad" en su agenda de trabajo.

En tanto, Macri afirmó la víspera que tiene esperanza de que el gobierno de la presidenta Cristina Fernández lo resuelva antes del 10 de diciembre, cuando la mandataria traspasará el poder al ganador de las elecciones.

Acotó que, en caso de heredar el problema, un eventual gobierno suyo "negociará duramente" aunque reconoció que es necesario "ir cerrando conflictos".

Tiempo atrás el candidato conservador había dicho que se debe cumplir el fallo del juez de Nueva York Thomas Griesa de 2012 que ordenó a Argentina pagar unos 1.600 millones de dólares por títulos en cese de pagos y que la Corte Suprema estadounidense dejó firme.

Los tenedores de esos bonos, a los que el gobierno denomina "fondos buitre", representan una minoría de acreedores que no aceptaron entrar en 2005 y 2010 en dos canjes de títulos por otros de menor valor que fueron aceptados por el 93% restante.

El gobierno de Fernández se ha negado a pagar a los fondos y en el marco del litigio Argentina fue declarada en default técnico o parcial.

En octubre otro fallo de Griesa elevó la deuda a 8.000 millones de dólares al reconocerle el mismo derecho a cobrar a otros acreedores que no ingresaron a los canjes y se unieron más tarde a la demanda original contra Argentina.

Marangoni subrayó que la inversión es la solución a la inflación y a las restricciones en el mercado de cambio vigentes desde 2011.

El gobierno reconoce que el incremento de los precios anual es cercano a 20%, mientras que economistas privados lo sitúan en alrededor de 30%.

Una forma de asegurar las inversiones, señaló Marangoni, es garantizar la rentabilidad a los empresarios, que se conseguiría eliminando algunos impuestos como las retenciones al sector agropecuario y los impuestos a los salarios que pagan los empleados que ganan hasta 30.000 pesos (3.128 dólares) brutos mensuales.

De asumir como presidente, Scioli tiene pensado eliminar las retenciones para todos los granos excepto para la soja, que pasarían del 35% al 25%.