Expresidente Clinton recorre parque eólico en Panamá

El expresidente estadounidense Bill Clinton recorrió el martes en el centro de Panamá el parque eólico más grande que funcionará en América Central y resaltó los beneficios que tendrá en la zona el uso de energía limpia.

En una visita relámpago y en medio de un día soleado, el exmandatario, con un sombrero Panamá, observó las instalaciones y las imponentes torres con aspas del parque en la provincia de Coclé, a unos 180 kilómetros (111 millas) al occidente de la capital.

Se trata de un parque que involucra una fuerte inversión privada y que se considera el de mayor magnitud en Centroamérica.

"Es muy importante que la población de Panamá y de Centroamérica saque un mensaje de esto: esta región del planeta es muy vulnerable al cambio climático", expresó Clinton, cuya fundación y su Iniciativa Global (CGI, por sus siglas en inglés), dio su respaldo desde fines del 2013 a esa iniciativa que procura el uso de energía renovable.

"Esta es también de las regiones del mundo que se beneficiará por cambiar la manera en que producimos y consumimos energía", agregó.  

El parque, que comenzó a construirse en 2012 con capital español, involucra una inversión global de 570 millones de dólares, de los cuales el grueso -436 millones- se destina a las fases dos y tres, que están pronto a su culminación. Los inversores del parque esperan que esté operando a su máxima capacidad en el primer trimestre del 2016.

El parque tendrá una capacidad estimada de 300 megavatios y aportará entre el 6 y 8% de la energía que demanda el mercado panameño. Será capaz de producir energía a través de los vientos para 100.000 familias o más de medio millón de personas, según las autoridades del sector energético.

El viaje de Clinton a Panamá forma parte de una gira por tres países latinoamericanos, que incluye también El Salvador y Perú, en donde la fundación del expresidente impulsa proyectos para ayudar a productores agrícolas, capacitar a mujeres y respaldar el uso de energía limpia. El lunes visitó a granjeros salvadoreños y, tras su visita al parque eólico panameño, siguió a Perú.