Proponen permitir importar cannabis de uso médico en México

Una senadora del partido gobernante en México presentó el martes una propuesta para modificar la ley que impide que personas enfermas accedan con facilidad a medicinas basadas en el cannabis una semana después de que la Corte Suprema se mostrara favorable al uso recreativo de la marihuana.

La medida no propone legalizar la marihuana sino la importación de cannabis y derivados para uso médico.

"Esta medida está atendiendo la urgencia de permitir la disponibilidad de medicamentos mediante la importación", dijo la senadora Cristina Díaz Salazar, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) durante una rueda de prensa en el senado y en presencia de una docena de familias con niños enfermos.

"Sabemos que esto constituye una esperanza para todos ustedes de poder mitigar el dolor y el padecimiento de sus seres queridos", indicó.

La iniciativa de modificación de la Ley general de salud y de importación será debatida por el legislativo mexicano, bicameral. El PRI controla tanto congreso como senado.

Según el borrador de la propuesta proporcionado por la propia senadora, primero habría que sacar de la lista de sustancias que no pueden importarse en México el THC; principio activo de la marihuana y de los canabinoides sintéticos y posteriormente reclasificarlos dentro del sistema de salud del país al igual que se hace, por ejemplo, con la morfina.

La senadora propone un impuesto a la importación equivalente al 10% de su valor y en ningún momento plantea su producción en México.

Lo que la legisladora plantea es convertir en ley la decisión de la Corte Suprema Justicia que les permitió a los padres de Graciela Elizalde, una niña de 8 años de Monterrey, al norte de México, que importaran THC para contribuir al tratamiento de la epilepsia severa que sufre la menor.

La familia Elizalde estaba junto a ella durante la presentación de la propuesta, como lo estaban otra docena de familias con hijos enfermos que esperan que la aprobación de la misma les reconozca los mismos derechos que a los Elizalde. Desde que Gabriela Elizalde comenzó su tratamiento, su salud ha mejorado hasta el punto de que por primera vez en mucho tiempo es capaz de dormir noches completas.

Manuel Villanueva era uno de los padres que acompañaba a la senadora. Sujetando en brazos a su hijo Leo, que tiene 11 años y casi no puede moverse, explicó que su hijo sufre una forma de epilepsia de difícil tratamiento: el síndrome de Lennox-Gastaut, responsable de un retraso metal profundo acompañado de espasmos musculares que le impiden caminar o hablar y cuya sintomatología no ha mejorado ni siquiera con un cirugía reciente.

"Hemos intentado todos los anti-epilépticos. ... Desafortunadamente la cirugía no funciono", dijo.

"Entonces a través de nuestros amigos y de las redes encontramos lo del aceite (de cannabis) lo cual queremos ahorita intentarlo y probar a ver qué resultados tenemos con esto", agregó Villanueva.

La propuesta de la senadora no está relacionada con la decisión de la Corte Suprema que permite cultivar, poseer y fumar marihuana de uso recreativo en defensa de la libertad individual. La decisión judicial, no obstante, solo es aplicable al grupo de cuatro personas que lo solicitó como parte del proceso de creación de un club en torno al cannabis y no invalida el conjunto de leyes que prohíben el uso de la marihuana en México.

Salazar dijo que su iniciativa es sólo un primer paso y no debería vincularse al debate abierto sobre la marihuana recreativa.

"Lo dejo muy claro porque en ningún momento y en mi postura personal yo no comulgo con la posibilidad de abrirlo a otros rubros este tema. Pero hoy me sensibilizo y me solidarizo a un tema tan importante como es la aplicación del cannabis para efectos terapéuticos o medicinales", dijo Salazar.

El presidente Enrique Peña Nieto dijo el lunes que se opone a la legalización de la marihuana pero que está a favor de un debate sobre el tema al que invitó a médicos, sociólogos y expertos.