Protestas en Ferguson inspiraron las de Missouri

Cuando alguien tiró bolas de algodón frente al centro de cultura negra en la Universidad de Missouri en el 2010, en una clara alusión a la época de la esclavitud en el sur estadounidense, dos estudiantes blancos fueron arrestados y expulsados.

Sin embargo, no surgió ningún diálogo sobre el racismo o temas raciales en ese campus, donde no se admitían estudiantes negros sino hasta 1950.

"Decir que estábamos furiosos no llega a describir cuán mal nos sentíamos", dijo Erika Brown, una ex alumna de raza negra que ahora vive en St. Louis. "Era otro ejemplo más de cómo ellos arrestaban a alguien y las cosas se quedaban allí, sin una discusión más amplia".

Cinco años después, ante otro incidente racial en Columbia, estudiantes inspirados en las protestas de Ferguson del año pasado entraron en acción, lo que eventualmente desembocó en la renuncia el lunes del presidente y del rector de la universidad.

Las quejas sobre el racismo llegaron a su cima el fin de semana pasado, cuando por lo menos 30 jugadores del equipo de fútbol americano de la universidad se negaron a volver a la cancha hasta que renunciara el presidente. Un estudiante de posgrado se declaró en huelga de hambre.

Reuben Faloughi, estudiante de un doctorado en psicología y oriundo de Augusta, Georgia, quien participó en las protestas recientes, dijo que falta mucho por hacer. Aun así se expresó "liberado" por la salida del presidente universitario Tim Wolfe, quien era un ejecutivo de empresas y no tenía experiencia en el mundo académico.

Las protestas, dijo, están inspiradas en Ferguson, el suburbio de St. Louis ubicado a unas dos horas de Columbia donde Michael Brown, un joven negro de 18 años que no llevaba ningún arma, fue abatido por un policía. Tras ese incidente, Faloughi participó en las protestas de Columbia, acostándose en el piso en medio de la calle emulando el cuerpo sin vida de Brown.

"Esa fue la primera vez que me involucré en el activismo", comentó. "Nunca antes sentí esa unidad, esa energía. Fue algo muy alentador y me sembró la idea de que el estudiantado sí es capaz de efectuar cambios".

Mike Sickels, un estudiante de doctorado, de 32 años y oriundo de Glasgow, Kentucky, también mencionó a Ferguson como inspiración, pero añadió: "Me hubiera gustado que esto hubiera estado ocurriendo desde que llegué aquí, creo que las universidades deben ser el centro de este tipo de actividades".

Un jurado investigador y el Departamento de Justicia federal eventualmente exoneraron al oficial Darren Wilson por la muerte de Brown, al llegar a la conclusión que Wilson tenía razón al decir que le disparó a Brown en defensa propia porque Brown trató de arrebatarle la pistola.

Sin embargo, las protestas de Ferguson llevaron a lo que los activistas consideran grandes victorias, como por ejemplo las renuncias del jefe policial, del administrador municipal y del juez municipal. Además se aprobó una ley estatal que limita la potestad de la municipalidad de recaudar fondos mediante multas de tránsito o tribunalicias tras el hallazgo de que el departamento de policía y las cortes de Ferguson recaudaban dinero mediante la imposición de multas a minorías étnicas.

En la Universidad de Missouri, grupos de estudiantes negros se habían quejado por meses de que Wolfe no atendía debidamente la ocurrencia de insultos raciales.