Argentina: Corte ordena difundir acuerdo entre YPF y Chevron

La Corte Suprema argentina ordenó el martes a la petrolera estatal YPF que haga público el acuerdo firmado con la estadounidense Chevron para la explotación de hidrocarburos en la reserva de yacimientos no convencionales Vaca Muerta, una de las más importantes del mundo.

El alto tribunal hizo lugar a una acción iniciada por el senador socialista Rubén Giustiniani y ordenó a la petrolera, cuya estatización concretó el gobierno de la presidenta Cristina Fernández en 2012, que informe las cláusulas del acuerdo suscrito con Chevron Corporation para la explotación en las áreas de la provincia sureña de Neuquén, dijo un comunicado del Centro de Información Judicial (CIJ).

La acción judicial fue planteada por Giustiniani luego de que YPF se negara a brindarle información relacionada con la calidad ambiental y las actividades que desarrollarían ambas petroleras en las áreas mencionadas.

"YPF informa que va a cumplir con dicha decisión de acuerdo a la normativa vigente y conforme a los plazos procesales que se establezcan", informó la petrolera en un comunicado. Recordó que un juez y un tribunal de segunda instancia habían fallado previamente que como la empresa opera como "sociedad anónima abierta" el acuerdo con Chevron no se encontraba afectado a la normativa de acceso a la información pública.

La medida fue firmada por tres de los cuatro jueces máximo tribunal. La Corte aclaró que por ser YPF la obligada por la normativa a garantizar el acceso a la información, no correspondía dar intervención en el juicio a Chevron. En disidencia votó la jueza Elena Highton de Nolasco por considerar que correspondía incluir al gigante estadounidense en la causa.

El dictamen recuerda que el derecho de buscar y recibir información ha sido consagrado expresamente por la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre y por la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Indicó que por encontrarse YPF bajo la órbita del poder estatal, tras la expropiación de 51% de las acciones de la compañía argentina que poseía la petrolera española Repsol, debe permitir el acceso a la información relacionada con sus actividades.

El tribunal desestimó además que "difundir información confidencial pueda afectar el desarrollo de los contratos petroleros".

Giustiniani cuestionó en sucesivas apelaciones la supuesta existencia de "cláusulas secretas en el contrato", entre ellas un hipotético "compromiso que obliga al país a entregar por más de 35 años una zona que es la tercera más rica del mundo en petróleo y gas no convencional" y una "cláusula que asegura el cobro a perpetuidad de regalías aunque Chevron se retire del negocio".

Desde que el Estado argentino se lanzó a la búsqueda de inversores para el desarrollo de Vaca Muerta se han firmado acuerdos de cooperación por miles de millones de dólares. El más importante fue con Chevron, en 2013, por cerca de 1.500 millones.

El entendimiento se alcanzó bajo un acuerdo por el que la petrolera nacional tiene la posibilidad de aportar la concesión sobre el área y ambas comparten costos de exploración y explotación, además de conocimiento y tecnología.

YPF, la principal productora de hidrocarburos de la Argentina, con una participación que supera el 41% del mercado local, puntualizó en el comunicado que el acuerdo con Chevron "tuvo como único objetivo generar el primer desarrollo de no convencional de la Argentina".

Y destacó que desde su suscripción hace dos años ingresaron al país 2.500 millones de dólares y que se generaron 5.000 nuevos puestos de trabajo.