Violencia entre israelíes y palestinos regresa a Jerusalén

Dos niños palestinos, de 11 y 14 años, apuñalaron e hirieron el martes a un guardia israelí en un tren, quien respondió disparando e hirió a uno de ellos. En tanto, fuerzas israelíes de seguridad mataron a otros dos palestinos que perpetraron acuchillamientos, en un resurgimiento de la ola de violencia en Jerusalén luego de dos semanas en calma, informó la policía.

El ataque en el tren fue similar a un caso en octubre, en el que dos jóvenes primos palestinos, apuñalaron a dos israelíes en el este de Jerusalén. Ese caso se convirtió en el centro de una guerra de palabras entre los gobiernos palestino e israelí, y el martes comenzó el juicio de uno de los atacantes.

En el primer ataque del martes, la policía informó que dos jóvenes palestinos, familiares entre sí, apuñalaron a un guardia de seguridad en un tren. El vigilante sufrió heridas leves y le disparó al menor de los atacantes. Los pasajeros sometieron al otro y el joven herido fue atendido en un hospital, señaló la policía.

Un video aficionado que salió a la luz en un sitio web palestino mostró a fuerzas israelíes vestidas de civil forcejeando con un joven, presumiblemente uno de los atacantes, antes de despojarlo de su ropa y sus zapatos. El joven quedó en ropa interior mientras los guardias de seguridad le gritaban.

Jerusalén había permanecido en calma relativa durante las últimas dos semanas, mientras la oleada de ataques palestinos, especialmente con cuchillos, se centraba en Cisjordania, donde las tropas israelíes a menudo tienen confrontaciones con manifestantes palestinos.

La mayoría de los ataques palestinos han sido perpetrados por adolescentes o jóvenes de veintitantos años de edad. El martes comenzó el juicio de Ahmed Manasra, de 13 años, en una corte de Jerusalén por el apuñalamiento el mes pasado que comenzó una guerra mediática.

Desde mediados de diciembre han muerto 12 israelíes en ataques palestinos, especialmente apuñalamientos. En respuesta, 77 palestinos han sido asesinados por las fuerzas israelíes, incluyendo 50 que Israel asegura han estado involucrados en los ataques. Los otros palestinos murieron en enfrentamientos a pedradas con las fuerzas de seguridad.