Grecia no llega aún a acuerdo con acreedores

Grecia no logró convencer el lunes a los acreedores europeos de que le liberen recursos de su rescate financiero que le son vitales para apuntalar las arcas públicas y normalizar el funcionamiento de los bancos del país, sin embargo existe gran expectativa de concretar un acuerdo en una semana.

Aunque el gobierno griego ha cumplido muchas de las condiciones adosadas al tercer rescate financiero internacional concedido al país, aún necesita impulsar algunas reformas financieras, en especial cómo ocuparse de quienes tengan hipotecas atrasadas y cómo enfrentar las carteras vencidas de los bancos.

"Hay asuntos pendientes", dijo Jeroen Dijsselbloem, presidente de la zona del euro, después de una reunión de ministros de Finanzas del bloque de 19 naciones. Dijsselbloem señaló que espera que se llegue a un acuerdo en los "próximos días" sobre los asuntos restantes.

Grecia está a la espera de que le entreguen un desembolso de 2.000 millones de euros (2.200 millones de dólares) de su rescate financiero y 10.000 millones de euros reservados para los bancos del país, los cuales todavía resienten los controles de capital y otra probable recesión.

Pero necesita aprobar una serie de medidas de reforma económica para que le liberen esos recursos correspondientes a un programa de rescate financiero de tres años por 86.000 millones de euros (93.000 millones de dólares) acordado el verano de este año porque enfrentaba un posible derrumbe económico.

Euclid Tsakalotos, ministro de Finanzas de Grecia, espera que el gobierno griego cumpla las exigencias de los acreedores sobre asuntos relacionados con los bancos griegos y las carteras vencidas de estas instituciones crediticias en el plazo delineado por Dijsselbloem.

"Anticipo totalmente que tendremos muy buenas noticias para este momento de la próxima semana", señaló.

Los bancos griegos son quizá la mayor preocupación que enfrenta el gobierno griego. Estos continúan bastante dañados por la crisis que puso en riesgo el futuro del país dentro de la zona del euro en el primer semestre del año. Los bancos necesitan efectivo y rápido a fin de que puedan comenzar a funcionar normalmente.

El indicio más visible de que no están nada cerca de un funcionamiento normal es que los retiros de efectivo siguen limitados a unos tristes 60 euros por día o 420 euros por semana.

El mes pasado, el Banco Central Europeo dijo que los bancos griegos necesitaban 14.400 millones de euros de dinero fresco para recuperarse y reanudar sus actividades con normalidad. Esa cifra es menor a la que muchos habían anticipado. Hay disponibles hasta 25.000 millones de euros del rescate.

Klaus Regling, director ejecutivo del Mecanismo de Estabilidad Europea (ESM por sus iniciales en inglés), la institución que paga de hecho el dinero en efectivo del rescate, dijo que el déficit de capital más reducido significa que el rescate más reciente otorgado a Grecia será "muy probablemente" menor a los 86.000 millones de euros previstos inicialmente.

"Esa es buena noticia para Grecia porque significa que el aumento de su deuda será menor y también es buena para el ESM ya que tendremos más capacidad restante", agregó.