Secuestran a dos empleados de la embajada serbia en Libia

Un grupo de individuos armados impactó su vehículo contra otro que formaba parte de una caravana en la que el embajador serbio viajaba a Túnez y secuestró a dos empleados de la misión diplomática, informaron las autoridades.

La encargada de prensa de la embajada, Sladjana Stankovic, y el chofer Jovica Stepic, fueron secuestrados en el noroeste de la localidad costera de Sabratha, dijo el Ministerio del Exterior de Serbia.

El ministerio "está haciendo todo lo que puede para obtener más información y garantizar el regreso de nuestros ciudadanos ante una situación muy complicada en el terreno", afirmó un comunicado.

El embajador Oliver Potezica, que escapó ileso con su esposa y dos hijos, de ocho y 14 años, hizo después un relato del incidente. La familia viajaba en uno de los tres vehículos de la caravana.

"Pasó como en el cine", declaró Potezica a la agencia noticiosa tunecina Tanjug. "El ataque sucedió cuando uno de los vehículos de la embajada fue golpeado detrás por otro vehículo. Cuando el conductor salió para ver qué había sucedido, los agresores se lo llevaron por la fuerza a uno de sus vehículos".

Uno de los escoltas libios que viajaban en el convoy fue herido de bala debido a una ráfaga de disparos durante el ataque y fue llevado a un hospital, dijo el embajador.

El secuestro "pareció más una acción delictiva que con fines políticos", declaró Potezica.

En Libia, un miembro del consejo de Sabratha dijo que la caravana había hecho escala en un motel en su trayecto a Túnez y reanudaba su viaje.

"Fueron emboscados por un grupo armado y el vehículo que llevaba al embajador y su esposa logró escapar, pero el grupo logró detener al vehículo que iba atrás, el cual trasladaba a dos miembros de la embajada", afirmó el miembro del consejo, Abdulghassim Krair.

Fuerzas militares escoltaron al resto del convoy que llegó a salvo a la frontera tunecina, agregó Krair.

"Les garantizamos que haremos nuestro mejor esfuerzo para encontrar a los perpetradores y rescatar a los empleados", afirmó.

Krair añadió que la embajada no había avisado con antelación a las autoridades locales sobre el viaje y señaló que "es inseguro viajar sin protección por la zona".

El motel está sobre el camino principal que lleva a Túnez y cerca del mar Mediterráneo en una zona en la que proliferan contrabandistas y grupos armados que actúan de manera independiente. Varios secuestros han ocurrido en ese trayecto recientemente, según la prensa.