Milan empata sin goles con Atalanta

Con otra notable actuación de su juvenil portero Gianluigi Donnarumma, el Milan pudo rescatar el sábado un empate de local 0-0 contra Atalanta y se ubicó provisionalmente en el quinto puesto de la liga italiana.

El empate cortó la racha de tres victorias consecutivas que los rossoneri habían encadenado.

Donnaruma se destacó con un par de intervenciones providenciales al promediar la hora de partido. El arquero de 16 años tapó primer un cabezazo de Luca Cigarini, quien luego desperdició al rebote al disparar por encima del travesaño. Seis minutos después, Donnarumma tuvo otra gran reacción para ahogarle el grito de gol a Alberto Grassi.

Milan acarició la victoria a 11 minutos del final, cuando Cigarini despejó en la raya un cabezazo del brasileño Luiz Adriano.

El técnico del Milan Sinisa Mihajlovic fue expulsado poco antes del descanso por reclamar airadamente y patear una botella de agua en dirección del cuarto árbitro.

"Me he equivocado pateando la botella, pero estaba enojado con mis jugadores, no con el árbitro", dijo Mihajlovic.

"Cuando no se puede conseguir la victoria, lo importante es no perder. Lo positivo es que extendimos nuestra racha sin perder y no nos hicieron goles. Donnarumma está para atajar. Estuvo enorme hoy, tapó todo lo que tenía que tapar".

Fue el cuarto partido de Donnarumma con el Milan desde que se convirtió en el portero más joven que arranca como titular en la Serie A, con 16 años, 8 meses y 6 días. Sólo ha encajado dos goles.

También el sábado, Bologna se impuso 2-0 Hellas Verona, en un partido entre dos equipos que luchan en la parte baja de la tabla de posiciones de la Serie A.

Los visitantes se pusieron en ventaja a los cinco minutos con un gol de Emanuele Giaccherini y Godfred Donsah aumentó la diferencia a los 14.

Bologna sumó su segunda victoria en dos partidos desde que Roberto Donadoni tomó las riendas del equipo. El club ha marcado cinco goles en esos dos encuentros, la misma cantidad que en sus nueve anteriores.

Bologna se alejó momentáneamente a dos puntos de la zona de descenso, en la que está metido el Verona.