Primicia AP: Agentes fronterizos no llevarán cámaras

Tras una extensa revisión interna, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza concluyó que se debe suspender el requerimiento de que sus agentes lleven consigo cámaras portátiles en el cuerpo, lo que posiciona a la mayor agencia policial del país como un contrapeso al creciente número de fuerzas de policía que usan esos dispositivos para promover la confianza del público y la rendición de cuentas.

La revisión realizada durante un año señaló el costo y una serie de otras razones para no implementar esa medida, de acuerdo con dos personas al tanto de los hallazgos que hablaron a condición de guardar el anonimato porque éstos no se han hecho públicos.

Se encontró que operar las cámaras podría distraer a los agentes en el ejercicio de su trabajo, afectaría la moral de los empleados y podrían no ser apropiadas para las condiciones calurosas y polvorientas en las que a menudo los agentes fronterizos deben laborar.

Las conclusiones, incluidas en el borrador de un informe fechado en agosto, están sujetas a la aprobación del comisionado R. Gil Kerlikowske, que el año pasado anunció planes para probar cámaras en la agencia que emplea a unas 60.000 personas.

El informe no descarta el uso de cámaras en un futuro, pero pone en tela de juicio su efectividad y pide más análisis antes de que se distribuyan ampliamente.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) indicó el viernes que desde el principio ha sido transparente en torno a su esfuerzo por distribuir cámaras para portar en el cuerpo, y para ello ha proporcionado actualizaciones públicas sobre el tema en forma regular.

"El borrador del informe al que se hace referencia es una versión anticuada que no refleja las deliberaciones de la agencia en los últimos meses ni las conclusiones del liderazgo de la CBP", afirmó en un comunicado.