Fiscales rumanos cuestionan a propietario de club incendiado

Fiscales rumanos interrogaron el viernes a uno de los propietarios de un club nocturno donde un incendio dejó 32 personas muertas y 180 lesionadas.

Los fiscales anticorrupción cuestionaron a Paul Gancea, uno de los tres propietarios del club nocturno Colectiv, que se incendió la noche del viernes en la peor tragedia en su tipo en Rumania.

Gancea era responsable de tramitar los permisos de seguridad del club. Fue detenido el martes con los otros dos propietarios por "negligencia agravada e irresponsabilidad" y un "elevado nivel de peligro social".

La agencia de noticias Agerpres informó que los fiscales recibieron documentos el viernes del distrito municipal en donde se ubicaba el club y las autoridades de administración financiera.

Mientras, el ministro de Exteriores de Holanda informó que nueve de los sobrevivientes fueron transportados por avión a Holanda para recibir atención médica en unidades especializadas en quemaduras en tres hospitales holandeses. Unas 90 personas permanecen hospitalizadas en condición grave en hospitales alrededor de la capital, muchos sufren de quemaduras.

"Estoy satisfecho de que la experiencia holandesa pueda utilizarse para ofrecerles el mejor cuidado posible a las víctimas", comentó Koenders.

El incendio provocó manifestaciones masivas y el miércoles llevó a la renuncia del primer ministro Victor Ponta y su gabinete.

El ministro de Interior Gabriel Oprea anunció el viernes que no continuaría en un gobierno interino y haría entrega inmediata de sus diligencias ministeriales a Ilie Botos, un secretario de estado en el ministerio que fue fiscal general de Rumania de 2003 al 2006.

Oprea estaba bajo presión de renunciar incluso antes del incendio, después de que un agente policial falleciera cuando su motocicleta se estrelló en una zanja el 20 de octubre mientras escoltaba la comitiva del funcionario.