Francia retomará controles de frontera para cumbre climática

Francia reintroducirá los controles de frontera --normalmente abiertas a otros países dentro de la zona europea de desplazamientos libres-- durante un mes con motivo de la gran conferencia climática de naciones Unidas en París, indicó el viernes el ministro francés del Interior.

Las autoridades están en alerta ante protestas violentas y posibles atentados terroristas antes de la conferencia, que se celebra entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre. Se espera que unos 80 jefes de Estado, incluido el presidente de Estados Unidos Barack Obama, y decenas de miles de personas más acudan a París para la apertura de la conferencia.

Las medidas de seguridad se mantendrán durante un mes "en el contexto de las amenazas terroristas que puedan producirse y ensombrecer esta gran reunión internacional que transmite un importante mensaje al mundo", indicó Bernard Cazeneuve a la televisora BFM.

La llamada zona Schengen de países europeos con fronteras abiertas permite la reintroducción ocasional de los controles fronterizos internos, algo que varios países han hecho este año ante la crisis migrante.

Francia envió una nota el mes pasado a las autoridades de la Unión Europea anunciando controles de fronteras en todos los aeropuertos con vuelos internacionales y al menos 131 pasos fronterizos por tierra con Bélgica, Alemania, España, Italia, Suiza y Luxemburgo, según documentos de la UE. París señala que las normas de Schengen permiten controles "cuando haya una amenaza seria para la política pública".

Francia aún acusa el golpe de los atentados extremistas de enero contra el periódico satírico Charlie Hebdo y un supermercado kosher, que dejaron varios muertos, Desde entonces, se han producido otros ataques más pequeños o intentos de atentado. El pasado agosto, varios pasajeros jóvenes de Estados Unidos evitaron que un islamista radical fuertemente armado atacara un tren de alta velocidad.

La conferencia pretende alcanzar el acuerdo climático global más ambicioso hasta la fecha, en el que todos los gobiernos del mundo accedan a reducir las emisiones de gases que provocan calentamiento global.

Los organizadores esperan que al menos 40.000 personas acudan para la conferencia, además de decenas de miles de activistas de una amplia gama de grupos medioambientales, de derechos humanos y otros temas procedentes de todo el mundo. Se ha convocado una gran marcha de protesta en París el 29 de noviembre. Varios grupos de protesta intentarán bloquear el lugar de la conferencia el 11 y 12 de diciembre, así como otras acciones de menor escala.

En Francia se registran protestas de forma habitual, en su mayoría pacíficas pero que en ocasiones degeneran en violencia de algunos sectores extremistas. Se produjeron incidentes especialmente violentos durante la cumbre de la OTAN en Estrasburgo en 2009.

La última vez que Francia reinstauró por última vez sus controles de fronteras para una cumbre del G-20 en Cannes en 2011.