Médicos piden llevar a Australia a migrante embarazada

Un grupo de médicos pidió el viernes al gobierno australiano que traslade a una solicitante de asilo embarazada que sufre problemas de salud, actualmente internada en un campo de detención de migrantes australiano en Nauru, para que dé a luz en Australia.

La mujer curda iraquí de 34 años tiene diabetes, sufre molestias graves y está embarazada de 40 semanas de su segundo hijo, indicó el viernes Australian Broadcasting Corp.

El especialista en medicina neonatal Michael Edwards dijo a ABC que había sido invitado el jueves a volar los 4.700 kilómetros (2.900 millas) de Melbourne al atolón del Pacífico para atender a la mujer, de la que no se dio el nombre. Edwards dijo haberse negado porque Nauru carece de las instalaciones médicas para prestar un tratamiento adecuado a la paciente.

El mayor grupo de médicos especialistas del país, el Real Colegio de Médicos de Australasia, pidió el viernes al gobierno que escuche a los pediatras y traslade de inmediato a la mujer a Australia.

"Cualquier madre que vaya a dar a luz necesitando más que el nivel de atención más básico debe ser transferida a Australia", afirmó en un comunicado la presidenta de la División de Salud Infantil y Pediatría en el colegio profesional, Nicki Murdock.

La oficina del ministro de Inmigración Peter Dutton derivó una petición de comentarios a su departamento. El Departamento de Inmigración y Protección de Fronteras dijo en un comunicado que se estaba prestando el apoyo adecuado a la mujer. No aclaró si la mujer daría a luz en Nauru.

La paciente forma parte de un grupo de solicitantes de asilo en Nauru "que rechazaron asistencia médica apropiada con sus embarazos", afirmó el comunicado. "La persona está ahora en contacto con personal sanitario primario y especialista", añadió.

La empresa australiana que gestiona los hospitales en Nauru y que invitó a Edwards, Aspen Medical, derivó las preguntas de los medios al gobierno australiano.

Australia se niega a permitir que los refugiados que llegan en barco puedan asentarse nunca en territorio australiano. Dutton se quejó hace poco de que 240 solicitantes de asilo que llegaron a Australia para recibir atención médica consiguieron después órdenes judiciales que impidieron al gobierno devolverlos a Nauru.