Voluntarios en lucha de vida o muerte en isla griega

Mientras esta isla griega batalla con un aumento en el flujo de migrantes, un grupo de voluntarios trabaja junto con pescadores griegos para rescatar a personas en alta mar, proveer atención médica, confortar y proveer suministros básicos.

En las últimas tres semanas, unos 100.000 migrantes llegaron a la costa más atareada en Europa: Un tramo de 10 kilómetros (seis millas) en el norte de Lesbos cuyas playas están cubiertas por montones de chalecos salvavidas abandonados. La tarea puede ser abrumadora, con niños muriendo delante de los rescatistas y sin que se avizore el fin de la marea de personas que necesitan ayuda. Pero los voluntarios dicen que eso es mejor que ver el martirio de los refugiados por televisión.

He aquí algunas de sus historias:

___

EL MÉDICO PALESTINO

Essan Daod, un cirujano palestino, voló a Lesbos desde Israel hace tres semanas para tratar a migrantes, horrorizado por las escenas de ahogados y angustia.

Desde entonces, el médico de 32 años ha ayudado en un parto en la playa, atendido innumerables huesos fracturados, y revivido más bebés inconscientes que lo que pueda recordar.

Su peor día en Lesbos fue el 28 de octubre, un feriado nacional griego, cuando el fuerte oleaje destrozó una embarcación de madera atestado con migrantes. Más de 40 murieron y unos 240 fueron rescatados, y los cadáveres estuvieron llegando a la playa días después.

"Era como un campo de batalla", dijo Daod. "Les dimos reanimación cardiopulmonar a entre 15 y 17 personas, incluyendo niños. Fue un milagro que tantos hayan sobrevivido, pero cinco no lo lograron". A menudo, el arduo trabajo y las trágicas escenas le hicieron tambalear de emoción.

Daod recordó a una iraquí embarazada que padecía de cáncer avanzado, quien decidió hacer la peligrosa travesía a Europa porque fue rechazada en hospitales en su país. Daod la puso en contacto con médicos en Mytilene, la principal ciudad en Lesbos.

Dijo que los médicos de emergencias en Lesbos necesitan urgentemente equipo básico, incluyendo adrenalina, sueros, oxígeno y tubos para drenar fluido de pulmones.

Daod, que ha trabajado en un hospital general en Israel y planea comenzar a practicar siquiatría, abrazó lloroso a los rescatistas voluntarios y residentes locales al dejar Lesbos el domingo. Prometió regresar.

"Trabajar aquí te hace sentir humano de nuevo", dijo.

___

SALVAVIDAS ESPAÑOLES

Hay apenas un puñado de voluntarios de Proactiva Open Arms, pero parecen estar en todas partes con sus camisetas amarillas, cada vez que un bote en apuros llega al norte de Lesbos.

Al escalar la crisis este año, los salvavidas españoles notaron que muchos refugiados no podían nadar y se estaban ahogando cerca de la costa. Y entonces decidieron acudir a ayudar y formaron oficialmente un grupo caritativo tras llegar a Lesbos.

El grupo comenzó sus rescates en una embarcación de refugiados abandonada, pero ahora usan jet-skis para llevar a la costa a migrantes varados en el agua. Proactiva ha recaudado más de 250.000 euros en donaciones a través de internet.

"En un día aquí vi a más personas muertas que las que había visto en 15 años como salvavidas", dijo Gerard Canals, que encabeza la misión actual de Proactiva. Le preocupa el empeoramiento de las condiciones en el mar con la llegada del invierno.

"Cuando uno ve lo que está sucediendo y sabe que puede ayudar, uno tiene que hacer algo", dijo Canals. "No puede tornar la vista como si no esté sucediendo nada".

Ahora, dice Canals, los voluntarios necesitan una embarcación de rescates de ocho metros y plataformas flotantes para lanzar sus jet-skis de playas rocosas.

"Lo que uno ve es muy duro y entristece" dice Canals. "Y después enfurece, porque no tendría que suceder".

___

NORUEGOS AMISTOSOS

Los migrantes rescatados necesitan salvavidas y médicos, pero también mantas y sopa, ropa seca y quizás zapatos nuevos.

Un grupo de voluntarios de Noruega llamado "Una gota en el Océano" se estableció en Lesbos para ayudar a los migrantes cuando se bajan de los botes --preparando calzado y ropa de diferentes tallas junto a sus cocinas al aire libre.

"No estábamos preparados para ver algo así --ver personas muriendo. Tenemos maestros, cocineros, personas que no están acostumbradas a salvar a otra gente, pero ahora es lo que hacemos", dijo Hernrik Kjellmo Larsen, un voluntario de 23 años que tuvo que aplazar planes para una maestría en sociología.

Larsen estaba en la playa la noche en que se registró el fatal accidente de una embarcación la semana pasada.

"El barco estaba sobrecargado. Llevaba demasiadas personas, y se hundió", dijo. "Había gente en el agua o deambulando en la costa, mojada y con frío... Yo llevé toda la ropa que pude cargar... para tratar de calentarles".

___

En internet:

Proactiva Open Arms: http://en.proactivaopenarms.org/

A Drop in the Ocean: http://drapenihavet.no/en/

___

Gatopoulos está en Twitter como http://www.twitter.com/dgatopoulos

___

La periodista de AP Television Andrea Rosa y el fotógrafo de la AP Santi Palacios en Lesbos contribuyeron.