Jeb Bush busca apoyo en los estados donde se vota primero

El aspirante republicano Jeb Bush regresa a los estados donde se votará primero con un mensaje destinado a conquistar votos en las elecciones primarias y tranquilizar a los inquietos donantes.

El exgobernador de la Florida, que se ha visto en dificultades en los debates televisados y cuya campaña presidencial ha reducido costos, se presentó el martes en Carolina del Sur y New Hampshire con un renovado sentido de urgencia.

"Un presidente no puede decir 'está despedido' y pasar a una pausa comercial", dijo Bush a un centenar de personas en un centro para ancianos en Raymond, New Hampshire. "Un presidente debe arremangarse y ponerse a trabajar". La afirmación aludió a Donald Trump, el multimillonario empresario inmobiliario y protagonista de programas de televisión-realidad, que está por encima de Bush en las encuestas de opinión.

Bush, que ha caído a dígitos sencillos en las encuestas de opinión en los primeros estados en votar, está invirtiendo más este mes en Iowa, New Hampshire y South Carolina, los tres primeros donde se votará el año próximo.

Bush prosigue sus viajes por New Hampshire el miércoles y jueves en un autobús azul con la leyenda "Jeb puede arreglarlo". El nuevo lema tiene lugar en momentos en que el aspirante también se esfuerza por enderezar su campaña.

Respaldado por un comité de acción nacional que recaudó más de 100 millones de dólares en el primer semestre, Bush era considerado probable favorito a principios de año, y ahora busca proyectarse como el abanderado del ala tradicional del partido republicano.

Dos candidatos fuera del sistema partidista, Trump y el neurocirujano retirado Ben Carson encabezan las encuestas nacionales. Bush ha atacado recientemente al senador de la Florida Marco Rubio, a quien se acredita un desempeño consistente en los debates y que atrae a segmentos similares del partido republicano que los de Bush.

Durante un debate republicano en Colorado la semana pasada, Bush criticó a Rubio por faltar a las sesiones del Senado mientras hacía campaña para presidente. Bush bromeó que la agenda del Senado era poco exigente sugiriendo que equivalía a "una semana de trabajo francesa".

En un viaje con reporteros en New Hampshire el martes, Bush bromeó también que comparar a los franceses con el Congreso era injusto para aquellos.