Fianza de 15 millones para ex líder de fútbol brasileño

El jefe del comité organizador del Mundial de 2014 se declaró inocente el martes en un tribunal estadounidense, donde se le acusa por un caso de sobornos que ha estremecido a la FIFA.

José Maria Marin, quien fue extraditado de Suiza esta semana, compareció ante un juez federal en Nueva York, quien accedió a liberar al acusado de 83 años con una fianza de 15 millones de dólares. Se le permitirá residir con severas restricciones en un apartamento de Nueva York, valuado en 3,5 millones de dólares, mientras se resuelve su caso.

Visiblemente cansado, Marin escuchó la sesión con ayuda de un intérprete. Permaneció en una silla mientras sus abogados se mantenían de pie, discutiendo las condiciones de la fianza. Más tarde, se levantó y abrazó por varios segundos a su esposa, a quien se pidió que firmara el documento de la fianza.

La pareja abandonó la corte sin hablar con la prensa. El abogado de Marin, Charles Stillman, dijo que él y su cliente se prepararían "para lidiar con los cargos".

El brasileño es el segundo dirigente de la FIFA que accede a ser extraditado para enfrentar cargos en Estados Unidos por un caso que involucra sobornos por 150 millones de dólares a cambio de derechos de transmisión de torneos de fútbol.

Jeffrey Webb, banquero de las Islas Caimán y miembro de la cúpula del organismo rector del fútbol, compareció ante el tribunal para declararse inocente. Se le liberó mediante una fianza de 10 millones de dólares.

Los otros cinco acusados siguen en Suiza, donde tratan de evitar la extradición.

Estos jerarcas de la FIFA figuran entre 14 personas mencionadas en un pliego acusatorio, el cual señala que se involucraron en un complot para la recepción de sobornos por los derechos de transmisión de distintos torneos durante un periodo de 24 años.

Marin fue arrestado el 27 de mayo en una redada en un hotel de lujo en Zurich, dos días antes de la elección presidencial de la FIFA. Se le nombró jefe del comité organizador de Brasil 2014, tras la renuncia de Ricardo Teixeira, implicado en un escándalo anterior de la FIFA por la obtención de millones de dólares en sobornos por los derechos de transmisión de la Copa del Mundo.

Reemplazó también a Teixeira como presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol en 2012. Ocupó ese puesto hasta abril.

Específicamente, Marin está acusado de recibir "sobornos por millones de dólares de parte de compañías de marketing deportivo" a cambio de los derechos de la Copa América y la Copa de Brasil.

Encara una sentencia de 20 años de prisión por crimen organizado.