España arresta 3 marroquíes por vínculos con Estado Islámico

Tres ciudadanos marroquíes con residencia española fueron detenidos por su supuesta vinculación con el grupo radical Estado Islámico ante el temor de que los sospechosos estuviesen preparando un ataque en España similar a otros que han sucedido en otras partes de Europa, informó el martes el Ministerio del Interior español.

Los tres individuos, de entre 26 y 29 años, fueron puestos bajo custodia en operativos realizados de madrugada en Madrid y un suburbio de la capital, indicó la agencia en un comunicado.

El ministerio no especificó si los tres ya tenían un blanco o si les confiscaron armas, pero sí señaló que son sospechosos máximos que están "extremadamente radicalizados" y "presentaban indicadores de máximo riesgo, y se había detectado su voluntad plena de pasar a la acción y llevar a cabo actos terroristas".

En entrevista con la estación Cadena Ser, el ministro del Interior Jorge Fernández Díaz dijo que "el objetivo de los sospechosos era actuar en España".

En lo que va de año, la policía ha detenido a unos 50 supuestos yihadis y reclutadores, pero Fernández dijo que los arrestos del martes eran diferentes porque los detenidos no trataban de ir a Siria, unirse al Estado Islámico o reclutar a otros como la mayoría de los demás arrestados en España.

Al menos 131 personas salieron de España para unirse a las filas del autoproclamado Estado Islámico en los últimos años, de acuerdo con el ministerio.

El ministro no dio más detalles sobre si los sospechosos detenidos el martes ya tenían planes para atacar. Interior tampoco identificó a los detenidos ni ofreció detalles sobre su género pero dijo que todos tenían residencia española.

El arresto se realizó dos meses después de que un marroquí con residencia en España trató de cometer un ataque contra un tren de alta velocidad que iba hacia París.

Ayoub El-Khazzani se había mudado de Algeciras, en el sur de España, a Francia en marzo de 2014, tiene lazos con el islam radical y estaba armado con un fusil Kalashnikov y otras armas cuando trató de atacar el tren Ámsterdam-París el 20 de agosto. Disparó a un hombre y atacó a otro pero fue sometido por los pasajeros.