EEUU: Volkswagen falseó emisiones por segunda vez

El escándalo por manipulación de emisiones de Volkswagen se extendió el lunes luego de que el gobierno de Estados Unidos acusara a la armadora alemana de prácticas engañosas por segunda ocasión. Aunque VW negó los hechos, encara la posibilidad de mayores multas y baja de ventas, así como de una revisión más estricta por parte de los incrédulos legisladores estadounidenses.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés), junto con la Junta de Calidad del Aire de California, señaló que Volkswagen instaló software en miles de automóviles Audi, Porsche y VW con motores diésel de seis cilindros que les permitía emitir una menor cantidad de contaminantes durante las pruebas de emisiones que durante su uso habitual. Las revelaciones previas de trampa involucraban a vehículos de menor tamaño y de cuatro cilindros a diésel.

Los reguladores estadounidenses siguen diciendo a los propietarios de todos los autos afectados que son seguros para conducir, incluso al emitir óxidos de nitrógeno --un elemento del smog y factor en afecciones respiratorias-- en cantidades superiores a los parámetros de la EPA: hasta nueve veces más de los límites aceptados en motores de seis cilindros y 40 veces superior en los de cuatro cilindros.

Volkswagen negó que se instalara el software en los vehículos de mayor cilindraje "para cambiar el valor de las emisiones de cualquier forma no permitida" y prometió cooperar con la EPA.

Sin embargo, miembros de la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, que investiga el escándalo, dijeron que es momento de que VW sea sincero. "Las más recientes revelaciones generan la pregunta: ¿Dónde terminan los engaños de VW?", se lee en un comunicado conjunto por parte del presidente de la comisión, el republicano Fred Upton, y legisladores de ambos partidos.

Directivos de Volkswagen, incluyendo el director general en Estados Unidos, Michael Horn, durante un testimonio ante el Congreso, afirman que solo un pequeño grupo de desarrolladores de software en Alemania fueron responsables del código computacional que permite a los vehículos superar las pruebas de emisiones del gobierno de Estados Unidos. El lunes, los analistas indicaron que las acusaciones más recientes ponen en duda dichas afirmaciones.

"Volkswagen haría lo correcto si revela de inmediato y por completo a todas las personas y productos involucrados en este engaño, sin importar los alcances", dijo Karl Brauer, analista del Kelley Blue Book.

El anuncio del lunes hace que la noción de que solo un número de personas estuvieron involucradas en el engaño sea "incluso más indignante", dijo Brauer.

Las violaciones incluyen modelos tales como el VW Tourag 2014, Porsche Cayenne 2015 y los Audi A6 Quattro 2016, A7 Quattro, A8 y Q5. La agencia dijo que es posible un llamado a taller, pero primero quiere asegurarse que las soluciones propuestas por Volkswagen sean las apropiadas.

La disputa con la EPA podría perjudicar las ventas de Audi y Porsche, que anteriormente habían resultado ajenas al escándalo. Pero hasta el lunes, los modelos 2016 seguían a la venta, al menos hasta que la compañía obtenga los resultados de las pruebas, dijo el portavoz Bradley Stertz.

Las ventas de Audi en Estados Unidos se incrementaron un 16% en septiembre, mientras que las de Porsche subieron 23%. En contraste, las ventas de Volkswagen finalizaron el mes sin cambios luego de que a mediados de mes se diera conocer el escándalo de emisiones. Todas las armadoras de autos presentan el martes sus reportes de ingresos.

___

Krisher reportó desde Detroit. Dee-Ann Durbin contribuyó desde Detroit y David Rising desde Berlín.