Turquía: Erdogan pide respeto para la victoria de su partido

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan alabó la victoria de su partido en las elecciones parlamentarias y pidió al mundo que respete el resultado de la votación.

En los comicios del domingo, el gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) obtuvo más del 49% de los votos, casi el doble que la segunda formación con más votos. El triunfo le devuelve la mayoría para gobernar en solitario que había perdido en los comicios de junio.

Completado el lunes el recuento de todos los votos, los resultados preliminares indican que el partido en el poder obtendrá 317 bancas en el Parlamento de 550 escaños.

Los mercados turcos cobraron fuerza el lunes debido a que los inversionistas anticipan que la victoria del AKP pondrá fin a un largo período de incertidumbre política. La lira turca subió un 5% en los mercados cambiarios.

"Todo el mundo debe manifestar respeto. Hasta ahora no he presenciado esa muestra de madurez", dijo Erdogan después de asistir a un servicio religioso en una mezquita y de visitar las tumbas de sus padres.

Fue una alusión a la cobertura usualmente crítica de la prensa occidental en los últimos años.

Los observadores electorales internacionales notaron el lunes que las elecciones fueron libres y pacíficas pero criticaron las restricciones a la prensa en los días previos a la votación, incluso la incautación por parte del gobierno de una compañía de prensa de la oposición y las investigaciones penales de periodistas acusados de apoyar el terrorismo o de difamar a Erdogan. Los observadores dijeron que los incidentes de violencia y los ataques físicos a funcionarios de partidos obstaculizaron la capacidad de muchos de los aspirantes a hacer campaña libremente.

"Lamentablemente llegamos a la conclusión de que esta campaña fue injusta y se caracterizó por demasiada violencia y temor", dijo Andreas Gross, director de una delegación de parlamentarios del Consejo de Europa, en una conferencia de prensa en Ankara. Pero no hubo denuncias de fraude a gran escala.

Erdogan convocó a las elecciones después que el primer ministro Ahmet Davutoglu no pudo formar coalición con ninguno de los tres partidos de oposición en el parlamento tras la votación de junio.

Las elecciones del domingo tuvieron lugar en medio de nuevos hechos de violencia y Davutoglu sostuvo que solo un gobierno unipartidario podría restablecer la estabilidad.

La lucha entre las fuerzas de seguridad turcas y los rebeldes curdos ha dejado cientos de muertos y ha conmovido un proceso de paz de por sí frágil. Dos ataques suicidas en reuniones procurdas que dejaron unos 130 muertos, al parecer perpetradas por una célula del grupo extremista Estado Islámico, también agravaron las tensiones.