Precios y política obstaculizan ley de salud en EEUU

El portal del gobierno de Estados Unidos para afiliarse al seguro médico es más rápido y fácil de usar, pero al comenzar la tercera temporada de inscripciones, la ley de salud del presidente Barack Obama está llegando a sus límites.

Las inscripciones en los mercados de seguros federal y estatales comenzaron el domingo. Y aunque se ha reducido la cifra de no asegurados a un nivel históricamente bajo de alrededor de 9%, las ganancias serán más difíciles en el 2016.

Eso se debe en gran parte a la complicada estructura de la ley, los efectos de un cambio hecho por la Corte Suprema y divisiones políticas que casi seguramente serán magnificadas en un año electoral.

La suerte de la ley de salud de Obama está básicamente en manos del próximo presidente. Una temporada débil de inscripciones pudiera envalentonar a oponentes que se han mostrado renuentes a cejar.

Los dos mayores motores de expansión de cobertura bajo la ley enfrentan retos simultáneos.

Los costos están subiendo en la cobertura privada, subsidiada, que se vende a través del portal federal HealthCare.gov y los mercados estatales de seguros y muchos de los más de 10 millones de estadounidenses no asegurados se muestran escépticos. Esos tienen a ser jóvenes con presupuestos limitados y otras prioridades para gastar su dinero.

Un considerable incremento en las multas a los no asegurados pudiera cambiar la posición de algunos indecisos. En el 2016, la multa va a subir a 695 dólares o 2,5% del ingreso gravable, lo que sea mayor. Este año, es de 325 dólares o 2% del ingreso gravable.

Sobre la expansión del programa de seguro médico para pobres, Medicaid --el otro motor grande la cobertura-- las limitaciones son más claras y quizás de mayor consecuencia.

La decisión del 2012 de la Corte Suprema que ratificó los requerimientos de cobertura individual bajo la ley también dio a los estados la opción de negarse a expandir el Medicaid. En el sur del país, estados gobernados por republicanos han rechazado la opción de Medicaid, dejando a millones sin seguro.

Muchos han quedado varados en lo que se conoce como la "Brecha de Medicaid". Esas personas no pueden obtener seguro médico a través de HealthCare.gov porque la ley impide que personas bajo la línea de pobreza usen los mercados de seguros. Así que la alternativa de seguros privados les queda vedada, en momentos en que sus estados se niegan a expandir la cobertura pública que les correspondería.

Si cinco estados en el sur --Texas, Florida, Georgia, Louisiana y North Carolina-- expanden Medicaid, eso añadiría otros 2 millones de personas a las filas de asegurados, un cambio enorme improbable en un año electoral en el que las divisiones partidistas son acentuadas.

___

Johnson reportó desde Chicago. La periodista de la Associated Press Emily Schmall en Dallas contribuyó.