Colombia: Capturan político acusado de asesinar a periodista

La Fiscalía General de Colombia reportó el domingo la captura de un importante político que fue condenado por ser el autor intelectual del asesinato en 2002 del reconocido periodista Orlando Sierra.

El político Ferney Tapasco, fugitivo desde junio, fue arrestado en el barrio La Estrella de la ciudad de Manizales, capital del departamento de Caldas, a 165 kilómetros al noroeste de Bogotá, indicó por teléfono a The Associated Press la oficina de prensa de la Fiscalía.

En junio, el Tribunal Superior de Manizales condenó a 36 años de cárcel a Tapasco por su probada responsabilidad en el asesinato de Sierra, quien para el momento de su muerte era subdirector del diario La Patria de Manizales.

La Patria de Manizales publicó en su página en internet una fotografía del momento de la detención de Tapasco, quien acompañado por dos policías luce una gruesa barba blanca de varios meses.

Sierra era un duro crítico de algunos políticos de Caldas y denunciaba sus actos de corrupción. Tapasco fue diputado de la Asamblea de Caldas.

El 24 de diciembre de 2013, Tapasco fue absuelto por el asesinato de Sierra, pero de inmediato tanto la Fiscalía como la Procuraduría apelaron dicha sentencia.

Gloria Luz Ángel, quien fuera la novia del periodista, calificó en su momento como "muy importante que un crimen como el de Orlando... no haya quedado en la impunidad".

Ángel destacó el que el Tribunal Superior de Manizales hubiera revocado la decisión de primera instancia porque, en su concepto, eso "demuestra que sí hay justicia y que otros casos de otros periodistas podrán salir adelante" en los estrados judiciales.

La Fundación para la Libertad de Prensa, un organismo no gubernamental, ha dicho que "el asesinato de Sierra es el primer caso en Colombia en el que la cadena criminal, desde los autores materiales hasta los intelectuales, es condenada por la justicia".

Según la entidad periodística, el Tribunal de Manizales concluyó que en sus artículos Sierra "criticaba de manera constante a la coalición política gobernante" en Caldas "y con nombre propio a sus dirigentes, entre ellos al señor Tapasco, por la actuación administrativa realizada, por la vinculación con contratos estatales a familiares".

Para dicho tribunal, ello generó un resentimiento de él hacía Sierra por cuestionar su poder, "su dirigencia política y su liderazgo, aspecto que no le permitía concebir que alguien interfiriera en su gestión, convirtiéndose tal situación en el primer eslabón serio en su contra".

La sentencia recordó que uno de los testigos aseguró que quien pagó por el asesinato del periodista fue Tapasco. Otro manifestó que "todo se planeó en un bar, donde escuchó a unas personas decir que debían asesinar a Sierra porque 'tenía problemas' con el mencionado líder liberal".

Se prevé que Tapasco y su defensa pidan una revisión del caso ante la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, que para este tipo de casos normalmente demora mínimo dos años en emitir sus fallos.