FDA accede a oír a estados sobre fármacos incautados

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos accedió el lunes a escuchar a las autoridades de correccionales de Texas y Arizona, luego de que sus agentes incautaran fármacos que ambos estados intentaban importar para ser utilizados en la ejecución de prisioneros.

La FDA confirmó la semana pasada que había confiscado embarques de tiopentato de sodio, un anestésico que, de acuerdo a la agencia, no tiene usos legales en Estados Unidos. Un portavoz del sistema de cárceles de Texas dijo el lunes que el estado apelaría la decisión y autoridades en Arizona informaron que planeaban hacer lo mismo.

El vocero de la FDA, Jeff Ventura, dijo en un correo electrónico que la agencia evaluará las respuestas de ambos estados y notificará a los sistemas de correccionales una vez que hayan completado la evaluación.

"El proceso está en curso", afirmó.

El portavoz del Departamento de Justicia Criminal de Texas, Jason Clark, dijo que el estado adquirió los fármacos de forma legal. Agregó que la entidad obtuvo una licencia de importación por parte de la DEA antes de que las sustancias fueran enviadas, y notificó a la FDA y al servicio de aduanas sobre la llegada de los medicamentos.

Dijo que Texas, el estado con más ejecuciones del país, no ha utilizado tiopentato de sodio en años recientes y no hay planes para cambiar su protocolo actual que usa pentobarbital, pero las autoridades del sistema carcelario quieren "explorar todas las opciones, incluyendo seguir usando pentobarbital o sustancias alternas para el proceso de inyección letal".

Funcionarios de Arizona planean refutar la autoridad legal de la FDA para retener los fármacos. Documentos obtenidos por The Associated Press demuestran que el estado pagó casi 27.000 dólares por el tiopentato de sodio interceptado por agentes federales a su arribo al aeropuerto de Phoenix en julio pasado.

___

La reportera de Associated Press Astrid Galvan en Tucson, Arizona, contribuyó a este despacho.