Armada de EEUU navega cerca de aguas reclamadas por China

Un barco de guerra de Estados Unidos navegó cerca de una isla artificial de China en el Mar de la China Meridional, un desafío a lo que el gobierno del presidente Barack Obama considera un "excesivo reclamo" de soberanía en esas aguas por parte de Beijing, dijo el lunes un funcionario de defensa estadounidense.

Según el funcionario, la Casa Blanca aprobó que el destructor USS Lassen, provisto con misiles teledirigidos, se desplazara dentro de la zona que China reclama como un límite territorial de 12 millas náuticas (22 kilómetros) en torno al arrecife Subi, en el archipiélago Spratly, un grupo de centenares de arrecifes, isletas, atolones e islas en el Mar de la China Meridional.

El patrullaje fue completado sin incidentes, dijo el funcionario, que solicitó el anonimato para hacer declaraciones sobre la maniobra del Lassen.

Un vocero del Pentágono, el comandante de la Armada Bill Urban, declinó hacer declaraciones sobre el particular.

El gobierno del presidente Barack Obama ha dicho desde hace tiempo que ejercerá el derecho de libre navegación en cualquier agua internacional, incluido el Mar de la China Meridional.

El propósito de hacer que un buque de guerra estadounidense navegue dentro del espacio de 12 millas náuticas de cualquier isla artificial creada por China sería demostrar la aseveración de Estados Unidos de que éstas no son territorio soberano chino.

"Estados Unidos volará, navegará y operará donde lo permita la ley internacional, como lo hacemos en todo el mundo, y el Mar de la China Meridional no es y no será una excepción", dijo el secretario de Defensa Ash Carter el 13 de octubre.

"Lo haremos en el momento y por los lugares de nuestra elección", declaró Carter. "Y no hay excepciones, sea en el Ártico o las vías marítimas que alimentan el comercio internacional, o en el mar de la China Meridional".

Cuando se le solicitó que hiciera alguna declaración sobre la maniobra naval estadounidense, un portavoz de la embajada china en Washington, Zhu Haiquan, dijo que China respeta la libertad de navegación en el Mar de la China Meridional.

"La libertad de navegación y de vuelo no deben ser utilizados como pretexto para hacer exhibiciones de fuerza y socavar la soberanía ni la seguridad de otros países", agregó. "Exhortamos a Estados Unidos a que se abstenga de decir o hacer cualquier cosa provocadora y a que actúe responsablemente para el mantenimiento de la paz y la estabilidad regional".

El proceder de Beijing de reafirmar su soberanía en el Mar de la China Meridional se ha convertido en un punto de fricción cada vez mayor en las relaciones con Estados Unidos, aun cuando el mandatario Barack Obama y el presidente de China, Xi Jinping, han intentado profundizar la cooperación en otros campos, como el cambio climático.

Beijing reclama prácticamente la soberanía de todo el Mar de la China Meridional.

Filipinas y otros países que tienen disputas territoriales con China en ese mar de intenso tránsito han expresado particular preocupación ante los recientes proyectos de China para ganarle terreno al océano en la zona y con los que ha convertido un número de arrecifes sumergidos en islas artificiales con pistas y muelles en el archipiélago Spratly.

El almirante Harry Harris Jr., jefe del Comando del Pacífico de Estados Unidos, ha dicho que el Mar de la China Meridional no pertenece más a China que lo que el Golfo de México pertenece a México.