Obispos piden lograr acuerdo climático en la cumbre de París

Patriarcas católicos, cardenales y obispos de cinco continentes exhortaron a los participantes de la cumbre climática que se realizará en París a finales de año a que aprueben un acuerdo "transformador" y justo, legalmente obligatorio, que establezca límites a las temperaturas mundiales y metas para eliminar las emisiones de combustibles fósiles.

Representantes de las conferencias episcopales de todo el mundo firmaron la exhortación el lunes en un nuevo intento por hacer que los negociadores atiendan el llamado del papa Francisco para proteger la creación de Dios y a los pobres, que son los que más sufren por su explotación.

La propuesta de 10 puntos que plantea la Iglesia católica insta a los gobiernos a aprobar límites legalmente obligatorios para las temperaturas promedio, establecer un objetivo para terminar con las emisiones de carbón a mediados de siglo y reconocer las responsabilidades y necesidades de adaptación al calentamiento global.

La exhortación no fija ningún límite de temperatura. El cardenal indio Oswald Gracias, que dirige la Conferencia de Obispos del Asia, insinuó que la omisión era una medida de compromiso destinada a que todos los prelados firmaran el documento, que es el primero de su clase para las conferencias de obispos de todos los continentes.

"No es solo el papa, sino toda la Iglesia en el mundo, lo que es poderoso", afirmó monseñor John Ribat, presidente de la Conferencia de Obispos de Oceanía y arzobispo de Port Moresby, en Papúa Nueva Guinea, una de las naciones del Pacífico más amenazadas por el aumento en los niveles de los mares que amenaza el cambio climático.

En su encíclica "Alabado Sea", Francisco denunció lo que calificó de "estructuralmente perversa" economía mundial basada en combustibles fósiles que, según dijo, explota a los pobres y destruye la Tierra.

Los obispos de Africa, Asia, América, Europa y Oceanía respaldaron su evaluación, aunque en términos menos enérgicos, reconociendo que "el cambio climático acelerado" es resultado de una "actividad humana irrestricta" y que "la dependencia excesiva de combustibles fósiles es el principal responsable".

La Conferencia Mundial del Clima se celebrará en París entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre.