Incesante, el arribo de migrantes a los Balcanes

El arribo de migrantes que cruzan los Balcanes camino a Europa Occidental no cesaba el lunes, mientras los líderes europeos alcanzaron un acuerdo para tratar de disminuir el arribo de personas a medida que crecen las tensiones entre las naciones implicadas en la ruta migratoria.

Líderes de la Unión Europea se comprometieron a ayudar a los Balcanes a hacer frente a la marejada de personas que llegan a la región camino a países más prósperos. Pero a medida que se instalan las bajas temperaturas y ante el récord de personas que siguen llegando, siguen las dudas sobre si la ayuda llegará a tiempo.

"Este es un paso en la dirección correcta y ahora es crucial respetar los compromisos", dijo el primer ministro esloveno Miro Cerar, cuya pequeña nación alpina se ha visto superada por el arribo de migrantes desde que Hungría levantó una cerca en la frontera con Serbia y Croacia, desviando el flujo hacia Eslovenia.

La policía croata informó el lunes que más de 13.000 migrantes llegaron desde Serbia en las últimas 24 horas, mientras la policía de Eslovenia reportó casi 100.000 arribos desde Croacia en el mismo periodo. Más al oeste, unas 3.500 personas tuvieron que dormir a la intemperie en Austria a pesar del clima frío, mientras que a Alemania llegaron unas 15.000 personas el fin de semana.

En un comunicado donde se exponen las diferencias sobre cómo hacer frente a la crisis, los líderes reunidos en Bruselas el domingo se comprometieron a reforzar las fronteras de Grecia, país que enfrenta el arribo de refugiados desde Siria y otros que cruzan desde Turquía. Los líderes también decidieron que las capacidades de recepción deben aumentarse en Grecia y a lo largo de la ruta de los Balcanes para dar refugio a 100.000 personas más a medida que se acerca el invierno.

Por otra parte, el lunes se dio a conocer que dos personas se ahogaron en dos incidentes separados en aguas próximas a Grecia, dijeron autoridades helenas, mientras miles de personas siguen embarcándose en la peligrosa travesía marítima desde la vecina Turquía a bordo de lanchas precarias para buscar una vida mejor en Europa.

La guardia costera dijo que un hombre apareció muerto a primera hora del lunes en la isla de Chios, en el Egeo oriental.

Más al norte, en la isla de Lesbos --a donde se dirigen la mayoría de los migrantes-- una mujer se ahogó y otras 40 personas fueron rescatadas de una lancha inflable que sufrió problemas ante la costa.

Tres migrantes se ahogaron ante la costa de Lesbos el domingo, mientras que otras siete personas siguen desaparecidas.

En lo que va de año, más de 500.000 migrantes han llegado a Grecia, principalmente desde Turquía.

El fin de semana, la guardia costera rescató a 460 migrantes en aguas del mar Egeo. Miles más llegaron a la costa sin problemas.

En Austria, la cadena ORF reportó el lunes que los centros para migrantes ubicados en la frontera con Alemania están ya llenos y que Berlín ha permitido menos entradas porque sus tiendas y edificios habilitados para recibir a los refugiados están también desbordados.

Según ORF, unas 2.500 personas tuvieron que pasar la noche al raso cerca de la localidad fronteriza de Achleiten, otras 700 cerca de Braunau y 300 más en las inmediaciones de Kollerschlag.

Las autoridades austriacas trabajan para construir más albergues temporales. Se prevé que una gran carpa levantada para los migrantes no estará disponible hasta el martes.

___

Lorne Cook colaboró desde Bruselas.