Acusada de homicidio vehicular cuestiona muestra de sangre

Una mujer acusada de homicidio culposo al conducir un vehículo en estado de ebriedad trata de excluir la evidencia del nivel de alcohol en su sangre bajo el argumento de que la muestra fue tomada demasiado tarde. Un minuto tarde.

El policía estatal de Pennsylvania Josiah Reiner declaró el martes en un tribunal en el condado Cameron que un especialista extrajo la muestra de sangre de Kaitlyn Wolfel, de 22 años, dos horas y un minuto después que las autoridades llegaron al sitio del accidente del 14 de diciembre, reportó el Bradford Era (http://bit.ly/1GWrvhe ).

El abogado defensor Gary Knaresboro dijo que la ley requiere que la sangre sea extraída en espacio de dos horas para que el registro del nivel de alcohol sea admisible como evidencia.

Eso se debe a que el alcohol y otras substancias son metabolizados con el tiempo, y los resultados una vez pasadas las dos horas no son considerados confiables.

Wolfel, de Austin, está acusada de matar al peatón David Croyle, de 62 años, y lisiar a otro cuando conducía ebria en Shippen Township, en el condado Cameron. La policía indicó que el nivel de alcohol registrado fue más del doble del límite legal para automovilistas en el estado y que la sangre de Wolfel contenía además indicios de marihuana y el fármaco suboxone, un analgésico que es usado además para tratar a adictos a opioides.

El cargo más grave que enfrenta Wolfel, homicidio vehicular en estado de ebriedad, conlleva una pena obligatoria de entre tres y seis años de prisión -- pero depende de si la muestra de sangre puede ser usada como evidencia.

El fiscal de distrito Paul Malizia argumentó que el juez debería considerar las circunstancias, incluyendo la falta de instalaciones médicas de 24 horas en el área de ese condado rural y no interpretar la ley de una forma tan estricta al minuto.

El policía Reiner declaró que se demoró en llegar al sitio del accidente porque se encontraba en el lugar de otro choque y que tuvo que esperar por la llegada del especialista a un centro médico en Emporium, a unos kilómetros de distancia.

Knaresboro argumentó que el límite de dos horas es claro y absoluto y que no debería importar cuánto tiempo pasó después de ese límite.

El juez Richard Masson dijo que espera dar su fallo el próximo mes.

___

Información de: The Bradford Era, http://www.bradfordera.com