Sin fútbol de liga, habrá semis de Copa Argentina

Sin fútbol de liga doméstica por elecciones presidenciales el domingo, la atención se concentra en los choques entre Boca Juniors-Lanús y Racing Club-Rosario Central por las semifinales el viernes de la Copa Argentina, en las que esos cuatro equipos saldrán con todo su potencial.

El campeón de ese torneo, además de exhibir un trofeo más en sus vitrinas, accederá en forma directa a la Copa Libertadores de 2016.

Boca-Lanús se medirán casi al anochecer en San Juan, mientras a su término Racing-Central lo harán en Salta. Tal como ocurrió en las anteriores fases del certamen, que se juega entre equipos de todas las categorías y de todo el país, los duelos se definen en un solo partido siguiendo en general el modelo de la Copa del Rey que se disputa en España.

Los cuatro semifinalistas pertenecen a la primera división y dos de ellos, Boca y Central, son los únicos junto con San Lorenzo que además pueden embolsar el título de la liga cuando restan dos fechas para el final.

A diferencia de otros años, ningún conjunto ajeno a la máxima categoría pudo alcanzar ni siquiera los cuartos de final de la Copa Argentina. Huracán, último campeón y que milita en primera división, fue eliminado de entrada por Independiente Rivadavia, de la segunda categoría.

Cómo hay tiempo para recuperar el desgaste, los cuatro semifinalistas saldrán con todos los titulares disponibles, salvo excepciones menores como Central, cuyo técnico Eduardo Coudet anunció el ingreso del arquero suplente Manuel García en lugar del titular Mauricio Caranta. La intención del entrenador es foguear a García, un juvenil que cuando entra responde con acierto.

Boca desplegará su ataque de lujo que forman Carlos Tevez, de la selección argentina y último campeón de la liga de Italia con Juventus, y Jonathan Calleri, a quien su club lo tasó el miércoles en 10.000.000 de dólares libres de impuestos ante el aparente interés de clubes europeos no identificados oficialmente.

Racing también saldrá con todo su artillería partiendo del arquero Sebastián Saja, aunque tiene entre algodones a su principal ídolo y capitán, el cañonero Diego Milito, por un problema muscular.

Por la liga argentina, el actual campeón Racing le amargó la vida Boca el domingo al vencerlo 3-1 en su estadio de Avellaneda. Con un triunfo, Boca hubiese sido el nuevo monarca.

De todos modos, los Xeneizes tienen el título acariciando sus dedos: restan seis puntos en juego y aventajan a Central por cinco y a San Lorenzo por seis. Boca será el campeón si vence en casa a Tigre en la reanudación del torneo desde el 30 de octubre, sin importar el resultado entre Banfield-Central y San Lorenzo-Temperley.