Banco Central Europeo estudiará ampliar estímulo monetario

El titular del Banco Central Europeo, Mario Draghi, afirmó el jueves que el banco necesita estudiar la expansión del estímulo monetario en su reunión de diciembre para elevar la inflación e impulsar la vacilante recuperación económica de la eurozona.

Esa podría ser la ocasión para aumentar o extender el actual programa de estímulo de 1.100 billones de euros (1.200 billones de dólares) o tomar otras medidas nuevas y no especificadas.

Draghi reiteró que el esfuerzo de estímulo, consistente en compras mensuales de bonos por 60.000 millones de euros, continuará por lo menos hasta septiembre, y más allá de ser necesario.

"Estamos listos para actuar si hace falta", afirmó. Dijo que los funcionarios del banco estudiaban todas las herramientas monetarias posibles.

Los comentarios deprimieron el euro ya que un mayor estímulo ejerce presión sobre una divisa. El euro cayó de 1,13 dólar, antes de las declaraciones de Draghi, a 1,1196 dólar.

Afirmó que el consejo gobernante del banco mantuvo "una discusión muy rica" y que estaba "abierto a todo un menú de instrumentos de política monetaria".

El BCE ya ha reducido su principal tasa de interés a un récord de 0,05%. El banco la dejó allí y dijo que no puede bajarla más.

Pero Draghi afirmó que un recurso que se discutió el jueves fue una posible nueva baja en la tasa cobrada a los bancos para dejar dinero en depósito en el banco central. La tasa ya es de un negativo 0,2%.

Agregó que la posición del banco no era de "esperar a ver qué sucede" sino "trabajar y estar listo".

La economía de la eurozona creció 0,4% en el segundo trimestre pero el desempleo sigue elevado en un 11%. Draghi dijo que la demanda en la eurozona se mantenía resistente pero que las dificultades en los mercados emergentes, particularmente China, imponían riesgos que podrían impulsar al banco a intervenir.

El BCE estimula la economía de la eurozona comprando bonos a los bancos en la esperanza de que expandirán el crédito. El objetivo consiste en impulsar el crecimiento y la inflación, que está demasiado baja en menos 0,1%.