Clinton busca cerrar el tema de Bengasi

Hillary Rodham Clinton se esforzó el jueves por cerrar el tema del peor episodio de su paso como secretaria de Estado, respondiendo preguntas de los republicanos durante una maratónica audiencia que se volvió conflictiva por momentos, pero reveló pocos nuevos detalles sobre los ataques de 2012 en Bengasi, Libia.

Defendió firmemente su actuar y evitó cometer cualquier error que pudiera perjudicar sus aspiraciones presidenciales.

Presionada sobre los eventos antes y después de la muerte de cuatro estadounidenses, Clinton tuvo fuertes intercambios con varios legisladores republicanos, pero también respondió a las preguntas de apoyo por parte de los demócratas.

Al final, hubo relativamente pocas preguntas para Clinton sobre los eventos específicos del 11 de septiembre de 2012, del que la funcionaria admite que le sigue quitando el sueño. La audiencia finalizó a las 9 p.m., unas 11 horas después de que comenzó, y algunas de las discusiones más fuertes de la jornada se dieron cuando Clinton y el presidente de la Comisión de la Cámara de Representantes sobre Bengasi, el republicano Trey Gowdy, alegaron sobre la cuenta privada de correo electrónico que poseía cuando estaba con el cargo de la máxima diplomática del presidente Barack Obama.

"Vine porque dije que lo haría", le dijo una exhausta Clinton a Gowdy, el principal interrogador. "Intenté responder sus preguntas. No puedo hacer nada más".

Gowdy dijo que la investigación es apartidista y un ejercicio para revelar hechos, aunque algunos otros republicanos recientemente la describieron como diseñada para perjudicar las aspiraciones presidenciales de Clinton. Los demócratas han resaltado que la indagación le ha costado hasta ahora más de 4,5 millones de dólares a los contribuyentes y que, luego de 17 meses, ha durado más que la investigación Watergate de la década de 1970.

Cuando Gowdy, un ex fiscal federal dijo que la audiencia no era un juicio, el representante Adam Smith, demócrata de Washington, rechazó por completo esa afirmación. Le dijo a Clinton: "El propósito de esta comisión es encausarla".

La comparecencia en el Capitolio se da en un momento de fortaleza política para Clinton. Un día antes, el vicepresidente Joe Biden anunció que no buscaría la nominación presidencial demócrata. También extiende el buen momento tras una sólida actuación en el debate de la semana anterior.

Para Clinton, el teatro político le ofreció tanto la oportunidad de encumbrarse como la posibilidad de desplomarse. Le dio una plataforma relevante para mostrar su temple y pericia en política exterior. Pero también la dejó vulnerable a acusaciones de que ayudó a politizar la tragedia de Bengasi.

En un tenso momento, el representante republicano de Ohio, Jim Jordan, la acusó de engañar deliberadamente al público al vincular de inicio la violencia en Bengasi con un video en internet en el que se insultaba al profeta Mahoma.

Clinton, estoica durante gran parte de la audiencia, sonrió desconcertada cuando Jordan interrumpió su respuesta. Cuando le dieron la oportunidad de comentar, dijo que "algunas" personas querían utilizar el video para justificar el ataque en el que murió el embajador Chris Stevens y otros tres estadounidenses, y luego rechazó dicha justificación.

___

Bradley Klapper está en Twitter como: http://twitter.com/bklapperAP

Matthew Daly está en Twitter como: http://twitter.com/MatthewDalyWDC