Aparece cadáver colgado de un puente en la ciudad de México

Un hombre apareció colgado de un puente en un barrio al este de la ciudad de México y hasta ahora no ha sido identificado por las autoridades.

La víctima es un varón de unos 25 años que presenta dos tiros en la cabeza, según un comunicado emitido por la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal.

El hallazgo se produjo a las 5 de la mañana del lunes El hombre apareció colgado a gran altura del puente la Concordia en el barrio Acatitla, que pertenece a la delegación Iztapalapa. El cadáver estaba envuelto de los pies hasta el cuello en vendas de color blanco de entre las que salía una tela negra que le cubría la cabeza a modo de capucha. La cara estaba al descubierto y la soga de la que colgaba estaba amarrada a la cintura.

A unos 100 metros de distancia, bajo el puente, se localizó una cartulina con una advertencia cuyo contenido no trascendió.

A las autoridades no les consta la aparición de otros cadáveres colgados de puentes en la capital de México, un fenómeno que sí se ha registrado en otras zonas del país y se ha vinculado a ajustes de cuentas entre organizaciones criminales que se lanzan mensajes entre sí y a las autoridades y la sociedad a través de la exhibición de cadáveres que, en ocasiones, van acompañados de mantas y carteles explicativos.

En 2013 en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, en Tamaulipas, aparecieron nueve cadáveres ahorcados. En otros estados como Guerrero, Sinaloa o Cohauila también han aparecido cuerpos ahorcados con mensajes de organizaciones criminales.

Las autoridades capitalinas han repetido a menudo que la ciudad está a salvo de la ola de violencia y las luchas por el control territorial entre las organizaciones del crimen organizado que asolan otras zonas del país.

En 2012 aparecieron dos cuerpos decapitados en el interior de un vehículo aparcado en la entrada de uno de los centros comerciales más lujosos de la capital México en el barrio Santa Fe. En aquel caso, junto a la pareja, apareció una nota escrita que llevaba la firma de la pandilla "Mano con Ojos", una escisión del cártel de los hermanos Beltrán Leyva.