El músico madrileño Víctor Lago pidió al Parlamento español respaldar su propuesta de ponerle letra al himno nacional de España.

Lago envió la letra que propone a la cámara baja y lanzó una campaña para recolectar 500.000 firmas, necesarias para obligar a los legisladores a debatir su propuesta.

El himno nacional de España a menudo causa desconcierto entre los espectadores de otras naciones en eventos internacionales, como partidos de fútbol y Juegos Olímpicos, porque todo lo que los españoles pueden hacer es tararear la melodía.

Un intento previo para darle letra a la marcha, organizado por el Comité Olímpico Español, fracasó en 2008 cuando se consideró a las letras tenían demasiada carga política.

Lago dijo que sus letras son neutrales y que están inspiradas únicamente por su amor a España y los españoles.