El agente del Servicio Secreto que le salvó la vida en 1981 al entonces presidente Ronald Reagan en una balacera en Washington falleció a la edad de 85 años.

Jerry Parr, quien se retiró en 1985 tras 22 años de servicio, falleció el viernes.

Parr estaba a cargo del grupo de agentes que protegían a Reagan el 30 de marzo de 1981 cuando un joven con problemas mentales, John Hinckley Jr., disparó hacia el presidente en las afueras del hotel Washington Hilton. Cuando se escucharon los disparos, Parr empujó al presidente hacia adentro de la limosina presidencial y arrancaron a toda velocidad hacia la Casa Blanca.

Cuando Reagan se quejó de dolor en el pecho y comenzó a sangrar por la boca, Parr ordenó que la limosina cambiase rumbo hacia el Hospital George Washington. Reagan había recibido un disparo en el pecho y sufría una hemorragia interna. Los médicos dijeron más tarde que cualquier demora le habría costado la vida.

En una declaración el viernes, la ex primera dama Nancy Reagan llamó a Parr "uno de mis verdaderos héroes".

Parr nació el 16 de septiembre de 1930 en Birmingham, Alabama. Veterano de la Fuerza Aérea, se integró al Servicio Secreto en 1962. Se retiró en 1985 y se ordenó como clérigo.

Le sobreviven su esposa, Carolyn y tres hijas.