Vaticano justifica reporte sobre declaración papal

La oficina de prensa del Vaticano defendió el jueves su informe de un importante encuentro sobre cuestiones familiares luego que se produjo una discusión acerca de qué les dijo el papa Francisco a los obispos a puerta cerrada respecto a sus esperanzas de un debate libre y abierto.

Uno de los participantes en el sínodo, el reverendo Antonio Spadaro, tuiteó a principios de semana que el pontífice advirtió a los prelados no recluirse en una mentalidad "conspirativa" al debatir cómo la Iglesia puede servir mejor a las familias, los homosexuales, los divorciados y las parejas en unión libre.

Pero en su reporte a la prensa el martes, el vocero del Vaticano, reverendo Federico Lombardi, no atribuyó al papa una advertencia tan explosiva y crítica. Su resumen de las declaraciones de Francisco fue más genérico y nunca se entregó a la prensa el texto de las declaraciones papales.

Lombardi confirmó el jueves que el papa formuló esa advertencia pero aclaró que no estaba obligado a informar públicamente todo lo que se dice.

El hecho subraya lo que explica un veterano observador del Vaticano, John Allen, que los periodistas no son autorizados a presenciar las reuniones y que deben depender de los voceros del Vaticano o los mismos participantes para informar sobre lo que se dijo.

Dadas las pasiones, las divisiones y el número de participantes, esa situación puede producir informes contradictorios, parciales o tendenciosos.

El miércoles, por ejemplo, el arzobispo de Filadelfia Charles Chaput dijo en una conferencia de prensa que muchos africanos suponían que el borrador del documento para el sínodo se concentraba demasiado en cuestiones de interés para Occidente y no para el Africa.

El jueves, monseñor Charles Palmer-Buckle, arzobispo de Accra, Ghana, dijo que, por el contrario, el documento reflejaba las preocupaciones de la Iglesia universal.

A Lombardi le preguntaron el jueves sobre la mención de "conspiración" y si el papa Francisco la pronunció.

Spadaro, jesuita al igual que el papa, había tuiteado que el papa pidió a los obispos "no ceder ante la 'hermenéutica de conspiración' que es sociológicamente débil y que no es de ayuda espiritual".

Lombardi dijo que sigue un "criterio preciso" en sus informes a la prensa acerca de lo que ocurre a puertas cerradas, lo que sugiere que omitió intencionalmente la advertencia papal.

Lombardi suele consultar con el papa Francisco o sus secretarios acerca de lo que debe revelar sobre las conversaciones privadas, y el papa ha insistido enérgicamente en que el sínodo es un espacio "protegido" en el que los obispos deben sentirse libres de manifestarse.

El vocero vaticano dijo que al hablar de "conspiraciones", el papa quiso decir que desea que la reunión sea un proceso de discusiones sinceras sin ninguna "conjura de gente que trate de manipular" el resultado imponiendo sus intereses particulares.

El proceso del sínodo se ha caracterizado por divisiones profundas entre conservadores y liberales acerca de las enseñanzas eclesiásticas sobre la homosexualidad, el divorcio y el matrimonio. Los conservadores insisten en que el sínodo reafirme enérgicamente la doctrina de la Iglesia sobre la vida familiar, mientras los progresistas esperan que surja un enfoque pastoral más abierto.

___

Nicole Winfield está en Twitter como www.twitter.com/nwinfield