Donantes anónimos aportan millones a arcas de Rubio

El electorado está empezando a conocer al aspirante a la candidatura presidencial republicana Marco Rubio.

Pero sabe muy poco de quienes están pagando para promoverla.

El senador de la Florida está recibiendo grandes cantidades de dinero de una agrupación sin fines de lucro creada por donantes anónimos. Si bien otros aspirantes a la presidencia reciben dinero de agrupaciones anónimas, las maniobras a las que apelan los allegados a Rubio para no violar las normas sobre aportes a las campañas son las más osadas de todas.

Todos los avisos publicitarios televisivos que ha hecho Rubio en los estados de Iowa, New Hampshire y Carolina del Sur, donde tendrán lugar las primeras elecciones internas, no fueron pagados por su campaña ni por los "Súper Pacs", que identifican a sus donantes, sino por una organización conservadora sin fines de lucro llamada Conservative Solutions Proyect (Proyecto de Soluciones Conservadoras). También envía cartas con publicidad a favor de Rubio en esos estados.

Por ley, Rubio no puede manejar los gastos de esa agrupación y ha dicho que no tiene nada que ver con ella. Pero no hay duda de que el Conservative Solutions Project paga por gastos que la propia campaña de Rubio tal vez no podría costear.

Si bien Rubio está ganando terreno en las encuestas nacionales, no ha recaudado tantos fondos como Jeb Bush, Ted Cruz o Ben Carson. Hacia fines de junio, Bush y su súper PAC habían recaudado 114 millones de dólares, más de cuatro veces lo que recaudaron Rubio y su Súper PAC. Los PAC son comités de acción política que recaudan fondos para los candidatos, revelando los nombres de sus donantes.

Los colaboradores de Rubio dicen que, por más que tengan menos dinero, su astucia para manejar los fondos les da ventaja sobre otras campañas con más fondos.

Lo que no se dice es que una organización secreta le ha dado al menos 8 millones de dólares, de acuerdo con información suministrada por la firma especializada en temas publicitarios Kantar Media CMAG.

Rubio se presenta como alguien opuesto a esos aportes anónimos.

"Creo que la gente tiene derecho a participar en nuestro proceso político, siempre y cuando sea algo declarado", expresó Rubio en junio en un acto proselitista en New Hampshire, cuando se le preguntó por la "influencia corruptora" del dinero en la política.

Conservative Solutions Project no revela quienes son sus donantes.

Conservative Solutions Project ha invertido 2,3 millones de dólares en una publicidad de 30 segundos difundida las últimas tres semanas y se propone gastar otro millón para que siga en el aire la semana que viene, según CMAG.

Durante el verano boreal, por otro lado, gastó 3 millones de dólares en una campaña publicitaria del mismo grupo que promovió la firme oposición de Rubio a un acuerdo nuclear con Irán. Conservative Solutions Project reservó asimismo casi 2 millones de dólares para espacios publicitarios hasta el 16 de febrero, de acuerdo con CMAG.

Si bien numerosos aspirantes podrían terminar beneficiándose de agrupaciones sin fines de lucro, pareciera que por ahora solo las entidades que ayudan a Rubio y a Bobby Jindal están difundiendo publicidad en la campaña presidencial. America Next ha invertido 380.000 dólares en avisos televisivos a favor de Jindal, indicó CMAG. Bush también tiene un grupo secreto, pero todavía no se ha comunicado directamente con el electorado.

Las organizaciones sin fines de lucro son parientes cercanas de los súper PACs, aunque más atrevidos. Los dos aceptan cantidades ilimitadas de dinero donado por gente rica, corporaciones y sindicatos, pero solo las entidades sin fines de lucro pueden mantener en secreto los nombres de quienes hacen aportes.

A cambio de ese privilegio, las actividades políticas no pueden ser su principal razón de ser. Pero abundan las zonas grises. Las dos agencias reguladoras, la Comisión Electoral Federal y el Servicio de Rentas Internas, no han perseguido con demasiado celo a quienes violan estas normas.

El Campaign Legal Center de Washington ha demandado a la Comisión Electoral Federal por no obligar a una organización sin fines de lucro que estuvo activa en la campaña presidencial del 2012 a que presente informes financieros.

El 75% del electorado, sin distinción entre republicanos y demócratas, opina que se deben revelar los nombres de los donantes a organizaciones sin afiliación política, de acuerdo con una encuesta de junio de CBS News/New York Times.

El Conservative Solutions Project se abstuvo de revelar quienes donaron los 16 millones de dólares que dice tener.

Aunque comparten el nombre y varios empleados del super PAC de Rubio, el vocero de ambos, Jeff Sadosky, asegura que "son dos agrupaciones separadas y diferentes".

Afirmó que la entidad sin fines de lucro está involucrada en muchas otras cosas, además de la campaña de Rubio, incluido un detallado estudio que hizo el año pasado de las actitudes del electorado. Conservative Solutions Project destaca en su portal su trabajo con otros líderes conservadores, como los senadores Mark Kirk y Tom Cotton.

Pero su preferencia por Rubio es visible incluso en el portal: los visitantes son dirigidos de inmediato a un video del senador de la Florida, con las mismas imágenes de los avisos televisivos.

___

Julie Bykowicz está en Twitter como http://twitter.com/bykowicz