Argentina reforzó su condición de líder regional en tecnología espacial con el lanzamiento el miércoles del segundo satélite geoestacionario de telecomunicaciones diseñado y fabricado por científicos propios a menos de un año de poner en órbita un artefacto similar.

El ARSAT-2, que brindará servicios de televisión, internet, datos y telefonía sobre el continente americano, fue ensamblado a un cohete lanzado desde la plataforma de la empresa francesa Arieanespace en la Guayana Francesa.

"Esto no es más ni menos que un acto de soberanía tecnológica", destacó el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao. "Argentina no sólo está ocupando la posición en el espacio sino también en la superficie como un país que no sólo produce alimentos sino alta tecnología".

El lanzador dejará al satélite en una órbita elíptica de alrededor de 300 km en su punto de perigeo (el punto más cercano a la Tierra). Luego, desde una estación terrena al norte de la capital se lo pondrá en órbita a unos 36.000 kilómetros (22.000 millas) en una de las dos posiciones orbitales que le corresponden a Argentina de acuerdo a la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

"No hubo anomalías durante el lanzamiento y en las primeras pruebas", confirmó a periodistas Andrés Rodríguez, ingeniero satelital de la empresa estatal ARSAT. "Luego de su puesta en órbita en función del combustible consumido y el disponible sabremos cuál será su vida útil".

Argentina, único país de América Latina con capacidad de fabricar satélites de estas características, alquilaba satélites para acceder a los servicios de telecomunicaciones hasta que en octubre de 2014 puso en órbita al ARSAT-1, con el cual también ofrece servicios de trasmisión de señales de televisión y contenidos para su territorio y los vecinos Uruguay, Chile y Paraguay.

Científicos y técnicos argentinos trabajaron en el desarrollo de ambos satélites en la planta de INVAP en Bariloche, en la Patagonia, única en la región. Este segundo modelo tiene la particularidad de tres antenas que emiten en dos bandas, Ku y C.

Sólo ocho países fabrican satélites geoestacionarios de telecomunicaciones en el mundo, a los que se sumó la Argentina desde 2014: Estados Unidos, Rusia, China, Alemania, Francia, Japón, India e Israel.

En otro hito para la región, una universidad argentina dictará a partir de 2016 la carrera de ingeniería espacial.