Los comerciantes de República Dominicana manifestaron el miércoles temor ante el impacto de las restricciones que comenzará a aplicar Haití a las importaciones dominicanas, por lo cual sugirieron negociar un acuerdo de libre comercio que impida acciones unilaterales sorpresivas.

Las restricciones impuestas por Haití sin previo aviso y que entrarán en vigencia al jueves "afectan a la industria, al comercio de ambos países, a los transportistas y principalmente a la población", consideró en conferencia de prensa Antonio Cruz, presidente de la asociación de comerciantes dominicanos.

Cruz hizo un llamado al presidente dominicano Danilo Medina de retomar un antiguo proyecto de negociar un tratado de libre comercio con Haití a fin de regular los intercambios entre las dos naciones que comparten la isla Hispaniola.

Medina había dicho al asumir la presidencia en 2012 que entre sus objetivos de gobierno se encontraba establecer un acuerdo de libre comercio con Haití, el segundo socio comercial de República Dominicana, sólo superado por Estados Unidos.

El gobierno de Haití anunció sin notificar gobierno dominicano que a partir del 1 de octubre un grupo de 23 productos, incluidos algunos alimentos básicos, no podrán ingresar desde República Dominicana por tierra, sino sólo por vía aérea o marítima.

La medida tiene como meta incrementar la recaudación de impuestos arancelarios a través de las oficinas aduanales de los puertos y aeropuertos y mejorar el control de calidad, detalló el ministerio de Economía y Finanzas de Haití cuando anunció las restricciones.

La disposición se une a otras que ha tomado el gobierno de Haití sin previo aviso, como la prohibición en 2013 de importar huevos y carne de pollo de República Dominicana.

La asociación dominicana de exportadores detalló que los 23 productos conforman un tercio de los 1.500 millones de dólares de ventas dominicanas a Haití y las restricciones provocarán pérdidas millonarias y aumento de precios de las mercancías al consumidor final.

Entre las mercancías que sólo podrán ser exportadas por barco o avión están el espagueti, harina de trigo, maíz, pastas, aceites comestibles, jugos, mantequilla, pan, galletas, agua potable para el consumo humano, cemento, varillas, jabones, colchones y detergentes.

Alberto Navarro, representante de la Unión Europea en Santo Domingo, dijo la semana anterior que según un análisis de la oficina comercial de esa embajada, las nuevas disposiciones provocarán "un encarecimiento entorno al 40%" de las mercancías afectadas en Haití.

La decisión del gobierno haitiano "lo único que va hacer es subir el precio del espagueti al pueblo haitiano en un 35 ó un 40%", estimó Osmar Benítez, presidente de la asociación de agroempresarios dominicanos.

Benítez advirtió que las restricciones generarán mayor contrabando.

Las nuevas disposiciones comerciales ocurren en momentos en que ambos países mantienen tensas sus relaciones luego de que en agosto el gobierno dominicano comenzó a repatriar a los haitianos que no se acogieron a un programa temporal para obtener permiso migratorio.

Además de los repatriados por las autoridades, más de 70.000 personas han vuelto a Haití de forma voluntaria, según cifras de la dirección de Migración dominicana.