La caída de la moneda brasileña está afectando a los conductores.

La empresa petrolera estatal dijo que elevará los precios mayoristas de la gasolina en 6% y del diésel en 4%. Es el primer aumento que aplica Petrobrás desde noviembre de 2014. La empresa tiene el monopolio de las ventas mayoristas de gasolina.

Brasil debe importar gasolina y diésel, y la caída de su moneda encarece esas importaciones en el mercado local.

El real ha caído un 35% frente al dólar en lo que va del año, hasta alcanzar últimamente su nivel histórico más bajo, de cuatro a uno.