El presidente palestino Mahmud Abas dijo a los gobernantes del mundo el miércoles que ya no está obligado a cumplir los pactos firmados con Israel y pidió a las Naciones Unidas que brinden protección internacional al pueblo palestino.

Fue la advertencia más grave hasta el momento de que Abas podría romper vínculos con Israel y disolver la Autoridad Palestina, aunque no acompañó su amenaza con un plazo.

El gobernante de 80 años había amenazado con lanzar una "bomba" en su discurso, lo que había dado lugar a conjeturas de que rompería relaciones con el estado judío debido a su intransigencia y la expansión de los asentamientos.

El miércoles dijo que la negativa de Israel a cumplir los acuerdos firmados "nos convierten en una autoridad sin poderes reales".

"Mientras Israel se niegue a desistir de las actividades de asentamiento y a liberar al cuarto grupo de prisioneros palestinos de acuerdo con nuestros acuerdos, no nos dejan otra alternativa que insistir en que no seremos los únicos comprometidos con la aplicación de estos acuerdos mientras Israel los viola constantemente", dijo Abas.

"Por lo tanto, declaramos que no podemos seguir sujetos a estos acuerdos y que Israel debe asumir todas sus responsabilidades como potencia de ocupación", declaró.

Las expresiones duras de Abas podrían ser un intento de encubrir su debilidad política. Las esperanzas de instaurar un estado palestino han quedado en la nada y muchos piden al líder que renuncie y disuelva la Autoridad Palestina. Al no mencionar un plazo concreto para esas medidas, Abas se deja un margen de maniobra para llamar la atención de la comunidad internacional sobre el conflicto israelí-palestino.

En su discurso acusó a Israel de "incursiones reiteradas y sistemáticas en la Mezquita de Al-Aqsa que apuntan a imponer una nueva realidad", y advirtió que tales acciones crean una situación explosiva.

"Ya no es útil perder el tiempo en negociaciones por las negociaciones en sí; es necesario movilizar los esfuerzos internacionales para supervisar el fin de la ocupación en forma acorde con las resoluciones de legitimidad internacional", dijo. "Hasta entonces, pido a las Naciones Unidas que brinde protección internacional al pueblo palestino de acuerdo con el derecho humanitario internacional".

En una columna periodística el miércoles, Abas acusó a Israel de negociar de mala fe y de perpetrar una "limpieza étnica flagrante".

Israel no respondió de inmediato.