La segunda licitación para que empresas privadas entren al mercado petrolero de México tuvo una mejor recepción que la primera, al adjudicarse la mayoría de los bloques de exploración y producción que se pusieron a concurso.

Las autoridades mexicanas licitaron cinco bloques petroleros en aguas someras del Golfo de México y tres de ellos fueron adjudicados, algo que para el órgano regular sería una muestra del éxito del proceso.

Los ganadores de las tres áreas fueron la italiana ENI, el consorcio encabezado por la argentina Pan American Energy LLC y el consorcio integrado por la estadounidense Fieldwood Energy LLC y la mexicana Petrobal.

Los otros dos bloques fueron declarados desiertos.

Hace un par de meses se realizó la primera licitación, la cual empezó mal, debido a que sólo dos de los 14 bloques fueron asignados entonces.

México concluyó en 2014 una histórica reforma energética que terminó con el monopolio estatal y puso fin a una época que inició en 1938 con la nacionalización de la industria petrolera.

Hasta antes de la reforma, la empresa estatal Petróleos Mexicanos era la única autorizada para explorar y producir crudo.