Fiscales de París abrieron una investigación preliminar sobre las acusaciones francesas contra el gobierno del sirio Bashar Assad por cometer crímenes de lesa humanidad.

Francia trata de mantener presión internacional sobre Assad, a pesar de que cada vez más personas temen que, tras cuatro años de guerra civil, la verdadera amenaza en Siria son los extremistas del Estado Islámico que se han apoderado de fracciones del país.

La investigación francesa está basada en las imágenes tomadas por un exfotógrafo del gobierno sirio que escapó del país en 2013 y se enfoca en atrocidades supuestamente cometidas entre 2011 y 2013, dijo la fiscalía de París el miércoles. Fotografías crudas de cadáveres de detenidos en prisiones oficiales, algunas con los ojos arrancados, señales de tortura y hambruna, fueron mostradas ante el Consejo de Seguridad de la ONU el año pasado.

La investigación francesa se abrió este mes y está en sus primeras etapas, dijo la vocera de la fiscalía, Agnes Thibault-Lecuivre.

No estaba claro si los investigadores franceses viajarán a Siria y cómo enjuiciarán a alguien. Sin embargo, la medida tiene un valor simbólico para el gobierno Francés en un momento en el que resurgen los esfuerzos diplomáticos para terminar el conflicto sirio.

Rusia, una aliada clave de Assad, trató esta semana en la Asamblea General de la ONU de impulsar las acciones internacionales contra el Estado Islámico. El miércoles por primera vez jets militares rusos emprendieron ataques contra el grupo extremista en Siria, una decisión que llegó después de que el presidente Vladimir Putin recibiera la aprobación parlamentaria para enviar efectivos rusos a Siria.

El presidente Barack Obama dijo que Estados Unidos está dispuesto a trabajar con Rusia e Irán para resolver el conflicto sirio, pero que Asad no puede seguir en el poder.

Esta semana Francia emprendió ataques contra el Estado Islámico en Siria pero sigue oponiéndose a Assad porque atacó protestas pacíficas en 2011 y enfrenta una oposición generalizada en su país. Francia no quiere que el presidente sea parte de una eventual solución política.

"Nuestra responsabilidad es actuar contra la impunidad de esos asesinos", dijo el ministro francés del Exterior Laurent Fabius en un comunicado.

El secretario general de la ONU pidió por primera vez esta semana que la guerra civil e Siria sea remitida a la Corte Penal Internacional. Pero Rusia y China vetaron un esfuerzo similar el año pasado.

La abogada Clemence Bectante de la Federación Internacional de Derechos Humanos celebró la decisión de los fiscales franceses como "una fuerte señal" para aquellos que tratan de responsabilizar a alguien por la violencia en Siria, que según la ONU ha cobrado la vida de 220.000 personas y ha desplazado a miles más.

"Recientemente escuchamos más de los crímenes del Estado Islámico", dijo la abogada. "Pero este tipo de crimen contra la humanidad sigue siendo perpetuado por el régimen cada día".