El gobierno argentino tensó sus relaciones con su par de Estados Unidos al cuestionarlo por no brindar información sobre el paradero del exespía Antonio Stiuso, sospechoso de haber cometido irregularidades en la investigación del atentado a un centro judío en Buenos Aires en 1994.

Oscar Parrilli, director de la Agencia Federal de Inteligencia, anunció que el gobierno citará al embajador de Estados Unidos ante la "falta de respuesta" al reclamo de información sobre el paradero de Stiuso.

El abogado de Stiuso, Santiago Blanco Bermúdez, confirmó a The Associated Press que efectivamente su cliente se fue de Argentina porque entiende que "no están dadas las condiciones de seguridad y que su vida está en peligro". El letrado dijo que desconocía el paradero del ex agente.

Parrilli criticó al gobierno estadounidense por brindar "protección" al antiguo jefe de contrainteligencia de los servicios secretos, quien, según las autoridades, está radicado desde hace meses en Florida.

"Se va a estar citando en los próximos momentos, hoy o mañana, al embajador en Argentina, Noah Mamet, por parte de la Cancillería ante la absoluta falta de respuesta y... la complicidad con esta situación", puntualizó Parrilli a Radio América.

Un portavoz de la embajada estadounidense que no se identificó porque no está habilitado para hacerlo dijo a The Associated Press sobre la situación del ex agente que: "No comentamos sobre el estatus migratorio de ningún individuo".

Agregó que tampoco se hacen comentarios acerca de si se han recibido requerimientos para "asistir en cuestiones criminales y que se responde a esas peticiones a través de los canales judiciales establecidos."

El jefe del organismo de inteligencia también acusó a Stiuso de no colaborar con quienes reemplazaron en la investigación del atentado al fiscal Alberto Nisman, hallado muerto el 18 de enero en su departamento de Buenos Aires en extrañas circunstancias. "Evitó que se investigaran pistas...Él sabe algo que no dice", afirmó el funcionario a la Radio Uno.

El atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) dejó 85 muertos.

Además, Parrilli recordó que en los últimos meses Stiuso ha sido denunciado penalmente por presunto "encubrimiento" en la investigación del atentado, lavado de dinero, contrabando y enriquecimiento ilícito. Pero admitió que tiene paradero desconocido y "no es un prófugo" ya que no hay hasta ahora ningún pedido de detención en su contra por parte de la justicia argentina.

El abogado Blanco Bermúdez negó las acusaciones y resaltó que ningún juez argentino ha requerido la indagatoria de su cliente sino que es el "gobierno" el que lo "está acorralando".

El letrado, además, reveló que antes de dejar el país Stiuso entregó un sobre a la Corte Suprema de Justicia con información sobre sus actividades en la investigación del atentado contra AMIA y sobre el destino de unos CDs vinculados con la causa que le reclama el actual secretario de inteligencia.

Interpol emitió una "circular azul" para obtener información sobre el paradero del ex agente.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dio a entender que estaría en riesgo la relación de Argentina y Estados Unidos por no informar sobre el paradero del exespía.

"¿Está dispuesto Estados Unidos a poner en riesgo la relación bilateral con Argentina, por un señor que fue director de Operaciones de la secretaría (de inteligencia) y que participó con grandes responsabilidades en las conclusiones del atentado terrorista más importante que hemos padecido?", subrayó el ministro ante periodistas.

La propia presidenta Cristina Fernández reclamó a Estados Unidos que informe sobre el paradero del exespía en su intervención del lunes ante las Naciones Unidas.

Desde que se produjo el atentado, Stiuso participó en la investigación y asesoró a Nisman, quien responsabilizó a Irán del hecho. El estado iraní niega las acusaciones.

La presidenta subrayó además en una entrevista difundida la víspera por el canal argentino que Stiuso fue el que "manejaba" a Nisman y lo proveía de información.

Nisman fue hallado muerto pocos días después de presentar una denuncia contra Fernández como ideóloga de un supuesto plan de encubrimiento de los ex funcionarios y ex diplomáticos iraníes acusados del ataque. Esa denuncia ha sido desestimada por la justicia.

Después de la muerte del fiscal, la presidenta tendió un manto de sospecha sobre Stiuso dando a entender que este último, expulsado de los servicios de inteligencia a fines de 2014, proveía de información falsa a Nisman y está detrás de la muerte del investigador.

La cancillería argentina señaló por su parte que Stiuso ha violado la obligación de presentarse ante las autoridades de inteligencia cada vez que ha sido citado. También indicó que la justicia argentina ha enviado 8 exhortos a Estados Unidos para que explique cuál es el paradero del ex espía sin que hasta el momento haya recibido la información requerida.

-------

En esta nota colaboró el periodista de AP en Buenos Aires Peter Prengaman.