China arrestó a dos japoneses por sospechas de espionaje, indicaron el miércoles autoridades.

El vocero del jefe de Gabinete japonés Yoshihide Suga dijo a reporteros que los dos fueron detenidos en mayo, uno en la provincia de Zhejiang y el otro en Liaoning. China dijo que los dos son sospechosos de espionaje.

Suga dijo que el gobierno japonés supo de los arrestos poco después de que los dos fueran detenidos, pero no reveló la información por motivos de seguridad.

El funcionario se negó a dar otros detalles sobre los arrestos, incluyendo los cargos específicos que enfrentan. Previamente Suga dijo que el gobierno japonés "no hace en lo absoluto algo así" al referirse sobre el envío de espías a otros países.

El gobierno ha proporcionado apoyo a ambos a través de la diplomacia japonesa, dijo Suga sin proporcionar más datos. Un representante del Ministerio del Exterior a cargo de la seguridad de los japoneses en el extranjero dijo que los dos tienen buena salud, pero que se desconocían las posibilidades de su liberación.

El gobierno de China dijo que las autoridades arrestaron a ambos bajo sospecha de espionaje.

"El fundamento legal para los arrestos es que estas dos personas se involucraron en espionaje a China", dijo el vocero del ministro chino del Exterior Hong Lei en una conferencia de prensa rutinaria el miércoles en Beijing. "Si estas dos personas tienen algo en común es que ambos se involucraron en espionaje a China".

Según la prensa nipona, los detenidos son hombres. Uno fue detenido cerca de unas instalaciones militares en la costera Zhejiang, y el otro cerca de la frontera con Corea del Norte casi al mismo tiempo, según los reportes que citaron fuentes no reveladas cercanas a los asuntos entre Japón y China. La agencia noticiosa Kyodo reportó que un tercer japonés también está detenido por cargos no revelados.

Satoshi Tomisaka, experto en China de la Universidad Takushoku, dijo que los arrestos reflejan que China está volviendo más estricta su vigilancia contra la influencia extranjera, una medida acorde a la presidencia de Xi Jinping.

"Podemos asumir que los subalternos creen que hacer más estricto el control es lo que quieren los líderes, y están actuando de esa manera", dijo a la televisora japonesa NHK.

En 2010, cuatro empleados de una constructora japonesa fueron acusados de grabar imágenes de un complejo militar chino en la provincia de Hebei, pero fueron puestos en libertad unas semanas después.

___

El periodista de The Associated Press Ken Moritsugu en Tokio y el asistente Liu Zheng en Beijing contribuyeron con este despacho.