Las acciones en la Bolsa de Nueva York cerraron al alza luego de grandes ganancias en Asia y Europa, un cierre optimista para el peor trimestre del mercado bursátil en cuatro años.

Desde las preocupaciones por una desacelerada economía china hasta la incertidumbre en torno a la política de tasas de interés en Estados Unidos y un atemorizante desplome en los precios de la materia prima, las acciones han recibido un golpe tras otro en los últimos tres meses. Pero el miércoles, los inversionistas tuvieron ganas de comprar, sobre todo acciones que habían sido maltratadas recientemente. Las compañías energéticas y proveedores de materia prima, los máximos perdedores del trimestre, registraron un alza de más de 2% cada uno.

La compra empezó al inicio de las operaciones y se extendió por todos los 10 sectores del índice Standard and Poor's 500. Entre quienes tuvieron mejores ganancias estuvo la compañía Ralph Lauren, que registró un incremento de 14% después de anunciar que un nuevo director ejecutivo supliría en el cargo a su homónimo fundador.

Tim Courtney, jefe de inversiones para Exencial Wealth Advisors, dijo que sólo era cuestión de tiempo antes que los inversionistas empezaran a comprar dadas las caídas recientes.

"Me había sorprendido que no hayamos tenido rachas como la que estamos viendo", comentó Courtney. Luego de "tantos días negativos, uno va a experimentar una recuperación".

Standard & Poor's 500 avanzó 35,94 puntos (1,9% ) a 1.920,03. El índice había caído en siete de los últimos 10 días, y sufrió un declive de 6,9% en el periodo de julio a septiembre, el peor desempeño trimestral desde 2011.

El promedio industrial Dow Jones subió 235,57 puntos (1,5% ) a 16.284,70 unidades. Perdió 7,6% en el trimestre. El tecnológico Nasdaq ganó 102,84 puntos (2,3% ) a 4.620,16 unidades.

La remontada en Estados Unidos sucedió tras ganancias incluso superiores en el extranjero. Los índices de acciones en Francia, Alemania, Gran Bretaña y Japón ascendieron más de 2% cada uno.

El inestable tercer trimestre del año inició con temores sobre la deuda griega, luego experimentó preocupaciones sobre una derrota en las acciones chinas, señales de un lento crecimiento en el país, el segundo mercado más importante del mundo, y un desplome en las monedas en países desarrollados que le exportan. El S&P 500 bajó más de 10% en agosto desde su alza en mayo, un declive conocido en Wall Street como una "corrección".

"Ha sido feo", comentó John Canally, un estratega de inversiones en LPL Financial. "No habíamos tenido una caída de 10% desde 2011, y la gente tiende a olvidar cómo actuar".

El precio del petróleo registró una leve caída mientras los inventarios totales del crudo estadounidense subían. El crudo de Estados Unidos perdió 14 centavos de dólar para cerrar en 45,09 dólares por barril en Nueva York. El petróleo terminó el volátil mes con una pérdida de 8%.

El crudo Brent, una referencia para los petróleos internacionales usados por muchas de las refinerías estadounidenses, mejoró 14 centavos de dólar para terminar las operaciones en 48,37 dólares por barril en Londres.